¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Bushido en la oficina

de de

Filosofía marcial para líderes

Sebastián Pérez Ortega / Redacción

En Ética para la empresa, el escritor y filósofo español Fernando Savater explica que en la Antigua Grecia (800 a. C.- 600 d. C.) el modelo de un hombre ideal correspondía al ‘héroe de la ciudad’; en la Edad Media (473-1492), el hombre ideal fue ‘el santo’; durante la Ilustración (1643-1789), este honor perteneció a ‘el sabio’. Y ahora, en la época posmoderna, el modelo del hombre ideal es el empresario, “creador de la actividad productiva y económica porque es el que, de alguna manera, todos quieren ser y alcanzar, y porque representa el nivel más alto, envidiable y logrado de la escala social”. Esta acepción también puede aplicarse al Japón feudal (entre 1185 y 1868), donde el hombre ideal fue el samurái (del kanji 侍, que significa “quienes sirven y atienden cercanamente a la nobleza”).

Durante casi 700 años, los samurái fueron la nobleza militar que definió el rumbo político, económico y social de su país —era más común que los llamaran bushi (del kanji 武士, que se traduce como ‘guerrero’)—, y aunque solo componían 10 % de la población, sus enseñanzas aún influencian el estilo de vida japonés de la actualidad. Desde su niñez eran entrenados en lectura, caligrafía, reglas de etiqueta, política, arte, filosofía, religión y estrategia militar. Ninguna de estas ‘reglas’ fue escrita formalmente, pero eventualmente fueron denominadas bushido (武士道, “el camino del guerrero”).

Este ‘código’ definía el estilo de vida y los valores morales de los samurái. Actualmente, miles de empresarios japoneses recurren a las enseñanzas del bushido como una guía constante en su búsqueda por establecer niveles de moralidad compatibles con sus trabajos y con sus entornos sociales, esto para garantizar el buen funcionamiento de sus negocios. Y si ellos aplican esta filosofía en su día a día, ¿qué pueden aprender los empresarios alrededor del mundo, como modelos emblemáticos de nuestra época, sobre el código del guerrero japonés?

Guerreros en paz

Antes del periodo Edo (de 1603 a 1868), Japón estuvo inmerso en constantes conflictos armados entre diversos señores feudales. El estilo de vida samurái era uno de gran violencia, donde el más grande honor era morir en batalla, protegiendo a la nobleza. Sin embargo, el periodo Edo transformó esta realidad; y aunque el mayor ideal samurái continuó siendo la búsqueda del honor a través de la muerte, el bushido debió transformarse para combinar frugalidad, lealtad, maestría marcial y honor, permitiendo a la clase guerrera sobrellevar su existencia violenta con sabiduría y serenidad. Los guerreros japoneses idealizaban la cultura y la educación tanto como el combate, y muchos obtuvieron un gran balance en ‘la armonía entre la espada y la pluma’.

Leamos un poco de tres de los textos japoneses más recientes que enfatizan el camino de la sabiduría y la rectitud, por encima de la guerra.

El libro de los cinco anillos (五輪書), de Miyamoto Musashi
musashi
Imagen de Miyamoto Musashi practicando con dos bokken (sable de madera).

Los rōnin (del kanji 浪人, que significa “vagabundo” o “viajero”) eran samuráis que no tenían ningún señor a quién servir. Uno de los rōnin más famosos fue Miyamoto Musashi, quien luchó y ganó 60 duelos, de los trece a los 29 años. También fue artista, poeta, filósofo, practicante de la ceremonia del té, arquitecto, calígrafo y diseñador de jardines. Su historia está envuelta en datos controvertidos y contradictorios que han fortalecido su gran legado a la cultura japonesa, pues su estilo de esgrima con dos katanas todavía es practicado, y su Libro de los cinco anillos es leído por miles de empresarios y artistas marciales en el mundo.

Entre los atributos del libro que más atraen a los empresarios están la actitud de Musashi por buscar la posición más ventajosa en todas las situaciones de conflicto y no concentrarse en una sola estrategia para ganar, sino adaptarse a las circunstancias de su entorno y de sus contrincantes. También enfatiza la importancia de la práctica, evitando que los lectores se conformen con la mera lectura de su filosofía y más bien busquen llevarla a cabo constantemente. Miyamoto Musashi explica el camino del guerrero a través de cinco libros:

  • Tierra. Como introducción, Musashi discute las cualidades de la vida marcial y la formación del liderazgo, así como la necesidad de convertir al entrenamiento constante en el cimiento de nuestra actividad diaria.
  • Agua. Trata de la flexibilidad y la adaptabilidad para encontrar la solución más eficiente y productiva. Uno debe conocer diversas estrategias para adaptarse a las circunstancias inmediatamente.
  • Fuego. Recomienda la preparación antes de cualquier enfrentamiento y el estudio del entorno para obtener la mejor ventaja. Al conocer el terreno, uno puede dirigir su estrategia evitando los pormenores más peligrosos.
  • Viento. Este libro discute el valor de entender las prácticas del oponente con diligencia, tanto para aprender a confrontarlo como para mejorar las habilidades personales.
  • Vacío. Habla sobre la importancia de la meditación constante en los aprendizajes diarios, para ‘conocer lo desconocido’. Es una práctica para cultivar la paciencia y la concentración en el trabajo personal, generando así autoconocimiento y sabiduría.
Hagakure (葉隠), de Yamamoto Tsunetomo
hagakure

Los comentarios del samurái Yamamoto Tsunetomo sobre el bushido fueron escritos por su compañero Tsuramoto Tashiro en 1716, aunque se publicaron años después. El Hagakure es una guía práctica y espiritual para los guerreros. En parte, Tsunetomo legó estos dichos cuando los edictos del periodo Edo y su propio señor le negaron el junshi (suicidio ritual, al momento de la muerte de un amo).

Dividido en 11 capítulos, el Hagakure es un esfuerzo para mantener el código del guerrero dentro de una sociedad cada vez más pacífica, donde paulatinamente los samuráis se transformaron en una casta de ciudadanos política y administrativa.

Bushido: el alma de Japón, de Nitobe Inazō bushido

Fue una lectura obligada para los presidentes norteamericanos Theodore Roosevelt y John F. Kennedy. Junto al Hagakure, este libro es un estudio sobre el camino del samurái. El autor construyó una interpretación de los milenarios preceptos morales que rigieron la vida diaria de los samurái, para explicarle al mundo occidental cómo es que un hombre debe comportarse en su vida personal y profesional. Todo esto lo plasmó en las ocho virtudes que desde la perspectiva de Nitobe, son las más admiradas por el pueblo japonés:

  1. Rectitud o justicia (義). La capacidad de decidir una conducta en acuerdo con la razón y sin titubear: morir cuando es indicado, atacar cuando es indicado. Es la médula que brinda firmeza y estatura. Sin la rectitud, ni el talento ni el aprendizaje podrían hacer del humano un samurái.
  2. Valor (勇). Solo puede contarse entre las virtudes si es ejercido en favor de la justicia. Se trata de distinguir y hacer lo correcto.
  3. Generosidad (仁). Es el atributo más alto del alma y el requisito más importante de un líder. Si un hombre tiene la responsabilidad de liderar, también debe demostrar benevolencia.
  4. Respeto (礼). Es una distinción de la personalidad japonesa, es la expresión generosa de una persona hacia los sentimientos ajenos. No debe practicarse por el temor a la ofensa, sino por una actitud de convicción.
  5. Honestidad y sinceridad (誠). Según Nitobe, los samuráis auténticos desdeñan el dinero por considerar que “obstruye la sabiduría”. Entonces, hablar sobre riqueza es una cuestión de mal gusto, pues el placer de los lujos es una de las grandes amenazas para la madurez.
  6. Honor (名誉). Es la conciencia del valor y la dignidad personal, y la característica principal del samurai. Es el arte de ejercer y valorar los privilegios y los deberes de la profesión, con dedicación y paciencia.
  7. Lealtad (忠義). La fidelidad personal debe existir entre todos. Un hombre auténtico guarda su lealtad a quienes le han ayudado en su camino.
  8. Autocontrol (自制). Nadie está exento de faltas o defectos, pero el código moral de cada uno nos permite pensar nuestras acciones y desempeñarnos con honestidad. Un samurái debe conocer la diferencia entre lo ‘correcto’ y lo ‘incorrecto’, para transmitir esa misma moralidad a sus sucesores.
El camino del emprendedor

En un periodo de paz, el rol de los samurai como soldados profesionales desapareció lentamente —su filosofía de lealtad ciega, no rendición y honor a través de la muerte en batalla revivió brevemente durante la Segunda Guerra Mundial—. La nobleza militar de Japón dejó las armas para desarrollar los otros componentes del bushido: el crecimiento espiritual, la educación y la cultura, cualidades que todo emprendedor también debe conocer, junto a sus habilidades para destacar y competir en un panorama internacional.