¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

La línea de denuncia

de de

Una herramienta efectiva para la prevención del fraude

Juan Carlos Simón

Es socio de Risk & Regulatory Consulting en PricewaterhouseCoopers México.

Deja que tus empleados levanten la mano contra las malas prácticas del negocio.

En 2016 la Encuesta sobre Delitos Económicos elaborada por PricewaterhouseCoopers (PwC) estimó que la tasa de delitos económicos en México fue del 37 % —los más comunes fueron malversación de activos, corrupción y soborno—. Este es un ligero incremento con respecto al 2014, cuando el porcentaje fue de 36 %.

Esta pequeña variación podría indicar que dichos delitos pudieron mantenerse bajo control; sin embargo, la realidad indica que continúan evolucionando, y que los controles corporativos para prevenirlos están rezagados: 14 % de las infracciones se detectaron por accidente, y 48 % mediante controles internos —frente a 1.3 % y el 54.6 % registrado en 2014.

Al respecto, la séptima Encuesta de CEO en México revela que 90 % de los directores mexicanos están preocupados por la incidencia del soborno y la corrupción en el país —en 2014, solo 83 % demostraron esa preocupación—. Asimismo, 23 % de los CEO piensa que los inversores buscan operaciones éticas y honestas. Esta es una cifra contrastante con 71 % de los líderes latinoamericanos que profesan la misma inquietud.

Para hacer frente a estos datos negativos, no solo deberían existir mecanismos de detección y control externos (reglamentos, leyes, directivas, etc.), como el recién inaugurado Sistema Nacional Anticorrupción o el Código de Mejores Prácticas Corporativas del Consejo Coordinador Empresarial. También necesitamos procesos internos que protejan los recursos de las organizaciones, y que no impliquen altos costos de implantación y administración. Un ejemplo de ello son las líneas de denuncia.

Un deber de primer orden

 

Las líneas de denuncia son medios efectivos de comunicación con altos estándares de confidencialidad e independencia que, alineados a procesos estandarizados, facilitan y promueven la detección de situaciones o actividades ilícitas que dañan el patrimonio y la reputación de las organizaciones (eventos que pasarían desapercibidos ante la falta de medios eficaces de detección y prevención).

“Las líneas de denuncia afianzan la cultura de ética y transparencia que debe prevalecer en las organizaciones”.

Hasta hace poco, las líneas de denuncia eran una necesidad de las entidades públicas, debido a las regulaciones a las que están sujetas. Actualmente son un requisito general para cualquier empresa, independientemente de su tamaño, sector y forma jurídica (o si cotizan en el mercado de valores), ya que su funcionamiento se sustenta en los Códigos de Ética y Conducta de las organizaciones. Estos lineamientos deben plasmar las normas internas de forma clara y precisa, ser fáciles de manejar y comprender, además de ser conocidos y confirmados por los miembros de la compañía o institución en cuestión.

No obstante, antes de implantar la línea de denuncia, es necesario conocer las necesidades y características del negocio. Se trata de un análisis sencillo, que permitirá establecer lo siguiente:

  • Identificar y determinar el número de usuarios potenciales.
  • Determinar las áreas más susceptibles de sufrir actos ilícitos.
  • Conocer las acciones que podrían comprometer los valores y principios de la organización.
  • Delimitar las conductas inadecuadas con base en los lineamientos éticos o de conducta.
La comunicación es clave

 

Es imprescindible comunicar y transmitir a los usuarios la importancia de utilizar los medios establecidos para realizar una denuncia. Hay que brindarles alternativas que promuevan accesibilidad, confidencialidad y anonimato. Por ejemplo, los buzones físicos no son una opción recomendable, puesto que pondrían de manifiesto la identidad del denunciante. Más bien, es ideal implementar medios como sitios web o un correo electrónico, y líneas de atención telefónica que permitan reportar inmediatamente cualquier evento o situación que se desvía de los comportamientos esperados en el negocio.

Otra recomendación para consolidar la transparencia y prevenir comportamientos poco éticos sería crear una campaña de comunicación que difunda los objetivos que se persiguen con el uso de la línea de denuncia. El mensaje debe generar un impacto en todos los colaboradores de la empresa (directivos, empleados, clientes y proveedores), y también será fundamental publicar los resultados de delitos prevenidos de manera periódica.

Una de las principales preocupaciones al implementar líneas de denuncia radica en que estos medios se utilicen de forma irresponsable, con el propósito de desvirtuar o desprestigiar. Por ello, es esencial comunicar que estos mecanismos deben utilizarse responsablemente y en estricto apego a los valores organizacionales.

Más vale prevenir

 

Sin duda, un Sistema Integral de Denuncia es el mejor instrumento para promover el cumplimiento de los estándares éticos y de conducta en la empresa. También es un medio eficaz para detectar oportunamente situaciones o eventos que atentan contra el negocio. Gracias a este sistema lograremos  disminuir considerablemente los daños patrimoniales, la pérdida de reputación y los costos administrativos que conllevan la atención de demandas civiles y penales. Así, las líneas de denuncia afianzan la cultura de ética y transparencia que debe prevalecer en las organizaciones, promueven un ambiente de trabajo que atrae y retiene talento, transmiten confianza a los stakeholders y generan valor para los accionistas.