A crear el futuro
“La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”. Nelson Mandela
Ángel Contreras Moreno |
A crear el futuro

Científicos de datos, directores del conocimiento, granjeros eólicos y verticales, ingenieros biorefinadores, diseñadores de vehículos alternativos, nanomédicos, consultores geriátricos, especialistas en seguridad biométrica y en archivos virtuales. Estas son solo algunas de las nuevas profesiones que marcarán el clima laboral en la próxima década. Por ejemplo, la institución educativa Singulartity University estima que, en 5 años, 35 % de los empleos actuales dejarán de existir, y 47 % de la fuerza laboral podría ser sustituida por robots.

No podemos cegarnos al futuro. Cada vez somos más cercanos a una realidad donde los puestos en las empresas tendrán vidas útiles cortas. Las personas pasarán a trabajar por proyectos, en ambientes multidisciplinarios, resolviendo diferentes tipos de problemas a lo largo de sus carreras laborales; y diferentes profesionistas deberán saber por lo menos un lenguaje de programación, debido a la interacción cada vez más grande que habrá con la tecnología.

Por otro lado, diversos expertos en educación coinciden que la mayoría de lo que hoy se aprende en la universidad será obsoleto dentro de 5 o 10 años; que 65 % de los niños que ingresan a primaria hoy, trabajarán en empleos que todavía no existen. Hoy, la licenciatura y los idiomas ya están pasando a ser habilidades básicas; cada vez más empresas buscan candidatos que sean adaptables y tengan la habilidad de aprender continuamente.

En la escuela, los problemas son conocidos: sabemos más o menos a lo que nos enfrentaremos en un examen de opción múltiple. ¿Pero qué tal en el mundo empresarial? Muchos problemas que aparecen en el horizonte son un enigma: las empresas enfrentan nuevos modelos de negocio, nuevos competidores con productos innovadores que revolucionan el mercado, cambios inesperados y abruptos en la economía, nuevas generaciones de consumidores que exigen ofertas de valor insospechadas.

 

Entonces, ¿qué sabes hacer? Reflexiónalo como estudiante y también como profesionista. ¿Quiénes son las personas que más ganan en el mundo laboral, aquellas que triunfan en el mercado? Las que dan resultados, y las personas que dan resultados son las que saben resolver problemas.

Hoy, es necesario que nuestras instituciones sean capaces de proporcionar la educación necesaria a los jóvenes y generar oportunidades laborales que ellos puedan aprovechar al máximo. Pero tampoco debemos buscar respuestas fáciles. Tanto los estudiantes, educadores, padres de familia y responsables del desarrollo humano en las empresas deben tomar conciencia de que, cuando se trata de educación, no debemos echarle la culpa a alguien más. La formación académico-profesional no solo depende totalmente de nuestros gobiernos o de la capacidad económica del negocio; depende de cada uno de nosotros. Porque el aprendizaje no termina en el aula, no termina nunca.

Articulos Relacionados