Liderazgo consciente
La globalización provoca que las organizaciones tengan una expectativa de vida más corta que la originalmente planeada, por ello es necesario líderes a la altura de los nuevos retos.
Xicoténcatl Méndez Pizano, consultor de Fondos y Empresas para la gestión de Capital de Riesgo y Financiamiento. | | Edición: 52
Liderazgo consciente

La velocidad con la que cambian los negocios obliga a que accionistas e inversionistas piensen en empresas y en organizaciones que no van a durar para siempre, como antes sucedía, sino en proyectos que tendrán que transformarse para adaptarse a estos cambios.

En este sentido, el autor está convencido de que el cambio debe formar parte de la agenda de los accionistas, los inversionistas y los directivos, aunque no siempre es así, y a pesar de que existen diversos artículos, libros y estudios de casos que proponen metodologías para implementar el cambio en las empresas, la resistencia al mismo es parte de nuestra sociedad y de nuestra cultura empresarial. Por ello, el líder debe tener conciencia de sus prácticas.

 

¿En dónde se origina el cambio?

Los accionistas y los inversionistas de una empresa son los únicos interesados en que su inversión patrimonial no pierda valor económico con el paso del tiempo, y que al contrario, se incremente; para ello, contratan a un director, administrador o a un fondo de capital, con la capacidad y la experiencia suficientes para hacer que esto suceda.

 

¿Cuándo, porqué y para qué cambiar?

El cambio se da por diversas razones, por presión de la competencia, por moda, porque los resultados no son los esperados, o por estar en una situación de emergencia financiera; sin embargo, el para qué cambiar, está en función del valor económico que los accionistas y los inversionistas esperan obtener por arriesgar su patrimonio; entonces, maximizar el valor económico será siempre el objetivo del cambio y será medido por el número de veces que el valor actual de sus ventas, de su utilidad de operación, o de cualquier indicador utilizado, se logre multiplicar en un periodo determinado.

 

¿Quién es el responsable del cambio?

Todo proceso de cambio para maximizar el valor económico de una empresa debe de multiplicar su valor en al menos 5 veces, en un arco de tiempo de entre 3 y 5 años. El responsable de este proceso puede ser un delegado del consejo de administración, el propio director general o un agente externo como un “Venture Builder”, “Company Builder”, o “Business Builder”, figuras cada vez más conocidas y aceptadas por los fondos de capital privado, debido a la experiencia multidisciplinaria para intervenir en los procesos directivos y operativos de la empresa, y por ofrecer una visión objetiva para generar valor económico.

 

¿Cómo implementar el proceso del cambio?

Esto requiere de implementar iniciativas, estrategias y acciones enfocadas en el crecimiento, con cuatro objetivos fundamentales:

 

Optimizar la estructura financiera de la empresa

Implica maximizar el apalancamiento del capital invertido por sus accionistas e inversionistas, transparentando el valor de sus activos, pasivos y patrimonio, entendiendo que el manejo óptimo de su estructura financiera duplicará su valor económico actual.  

 

Institucionalizar su gobierno y operación

Exige resolver el conflicto entre gobernar y operar la empresa. Una definición adecuada de los roles de los accionistas, de los inversionistas, de los directivos y de los operadores, puede incrementar tres veces el valor económico actual de la empresa.  

 

Expandir su modelo y su plan de negocios.

La reconversión tecnológica de la empresa permitirá el crecimiento exponencial de su modelo y de su plan de negocios, incrementando su valor económico actual entre 4 y 5 veces.   

 

Monetizar su valor económico.

Una vez que la empresa logra el valor económico esperado, los accionistas e inversionistas deben prepararla para recibir nuevas inversiones y retiren su dinero de manera ordenada. Debe pensarse una estructura de ciclos que incremente el valor económico en al menos otras 5 veces y así sucesivamente.     

 

Conclusiones

Si el proceso de cambio tiene el propósito de maximizar el valor económico de la empresa, su implementación requiere de un nuevo perfil de líder, mucho más ágil, pragmático, evangelizador y carismático, capaz de inspirar y convencer a los demás para que lo sigan, sin importar lo complejo y doloroso que pueda resultar este proceso.


 

 

"El cambio se da en función del valor económico, y para maximizarlo, el líder debe de visualizar objetivos que lo multipliquen en al menos 5 veces."

Tags

empresas

Articulos Relacionados