La fórmula del mejor equipo de trabajo
Los científicos responden.
REDACCIÓN | | Edición: WEB
La fórmula del mejor equipo de trabajo

Para muchos empresarios y líderes, es común organizar equipos de trabajo que operen en torno a una estructura basada en lineamientos muy delimitados. Complementar las fortalezas y debilidades de cada miembro, así como el campo de profesionalización o el nivel de experiencia son criterios constantes en la construcción de equipos eficientes en el interior de la organización.

¿Pero qué sucede cuando no hay simpatía entre los elementos del equipo? La respuesta es que normalmente tengan lugar discusiones, fricciones y tensión, que eventualmente reducen la eficiencia y productividad de los equipos, así como los objetivos que éste se propone a corto y largo plazo. Finalmente, algo tan simple como la simpatía puede en últimas instancias representar un cambio trascendental al interior de los equipos.

Investigadores de la Universidad del Estado de Ohio han revisado este tema de manera profunda. En un estudio publicado a inicios del año pasado, se llegó a una conclusión tras una compleja simulación de juego en el que más de 1,000 participantes obtenían beneficios a partir de sus relaciones sociales. El resultado fue desconcertante para muchos “team leaders” del gremio: lo importante no eran los vínculos, la experiencia, la edad, el género o el campo de especialización, sino la calidad de la confianza en la relación de los vínculos en cada red.

¿Qué significa lo anterior en el mundo de los negocios y la empresa? Simple: los miembros de un equipo cooperan y colaboran en la misma proporción en la que tienen vínculos entre sí, caracterizados por la simpatía, el humor interno, la empatía y la solidaridad. Lo anterior plantea una duda a gran escala: si la calidad de las vínculos entre los miembros de los equipos es tan trascendental, ¿por qué las empresas de familia tienen una tasa de sobrevivencia tan baja, siendo esta el símbolo de la unión y la cercanía?

Las dudas continúan, pero la certeza científica es esta: no hay mejor equipo (ni el más eficiente) que el que tiene confianza, cohesión y fidelidad entre los miembros que lo componen.

Tags

empresas emprendimiento consultoría

Articulos Relacionados