Líder, ¿motivas a tu equipo?
Un equipo motivado impulsa la productividad, la lealtad y el clima laboral.
Victoria 147, plataforma de capacitación, empoderamiento y aceleración especializada en impulsar a mujeres emprendedoras y promover la equidad de género. |
Líder, ¿motivas a tu equipo?

 

Emprender es una tarea solitaria; cuando eres tu propio jefe, no hay alguien más que pueda decirte “vas bien” o “mejor cambia la estrategia”. Eres dueño de tus decisiones y consecuencias, pero ¿qué pasa cuando no todo resulta como lo esperabas? ¿Cómo expresar malas noticias sin comprometer la motivación de los empleados?

De acuerdo con la Pirámide de Maslow, las personas actúan de acuerdo con sus emociones o satisfacciones: hay situaciones independientes de la empresa que afectarán el ánimo de las personas, y su trabajo. Por eso, entender y conocer a tu equipo te permitirá detectar cuando alguien está triste, eufórico o estresado en el trabajo.  

Claro, los líderes tampoco pueden ser un “radar de las emociones” porque eso, en el largo plazo, sería una gran distracción para gestionar la estrategia del negocio. La clave es evitar ser ‘’el extraño’ o ‘el jefe inalcanzable’ para conocer a tus empleados y generar empatía en la oficina. No solo se trata de reconocer públicamente o monetariamente el trabajo ajeno, sino estrechar vínculos con el equipo para que se sientan en confianza, escuchados y acompañados durante su desarrollo profesional.

La motivación laboral es la capacidad del emprendedor para mantener un estímulo positivo en su equipo, garantizando sus actividades se coordinen armónicamente con el cumplimiento de los objetivos. Entonces, es crucial que los empleados compartan las metas del negocio, que también sean suyas, y no solo una tarea más en su día a día.

 

A continuación, te compartimos cinco consejos para mantener un equipo motivado en el trabajo:

1. Ambiente. Un buen espacio físico no es suficiente para generar ambientes positivos, que fomenten la relación interpersonal o la realización de tareas. También debes otorgar condiciones que permitan a tu gente lograr un balance entre sus vidas profesional y laboral, desarrollando su crecimiento profesional.

2. Comunicación. Gestiona sesiones de retroalimentación y propuestas de proyectos. El personal debe saber que sus opiniones e iniciativas son escuchadas; así aumentarás su compromiso y lealtad con el negocio.

3. Ejemplo. Toda empresa necesita elementos de identidad que la diferencien de su competencia, Comparte la marca con tu gente, has que la vivan y transfórmate en la inspiración de tu cultura organizacional.

4. Feedback. Casi siempre recompensamos los logros, pero también es crucial reconocer los errore, sin castigarlos. Las cacerías de brujas son del pasado; cuando alguien comete un error antes de “señalar con el dedo” analiza la situación y resuelve la falla con tu equipo.  Ayuda a tu gente a entender lo sucedido para que encuentren la mejor solución al problema, y evitar que se repita.

5. Colaboración. Inicia la operación del negocio con una política de colaboración. Cada colaborador debe tener sus roles y tareas definidas, pero eso no quiere decir que no puedan compartir información, o que no puedan ayudarse entre ellos. Crear lazos fuertes y cooperación ayudará a propiciará la confianza y el buen clima laboral.

Con una buena motivación laboral, tu empresa será un lugar al que tus empleados quieren regresar por convicción e interés en el proyecto, no solo porque reciben un sueldo.

Articulos Relacionados