Moneda al Aire
La mínima diferencia en las condiciones siempre influirá sobre el resultado esperado. Es crucial aventurarse a la transformación sólo si se miden velocidad y factores con los que se asume el cambio.
Rodolfo Tavarez, gerente comercial de Aluro Healthcare. | | Edición: 52
Moneda al Aire

Cuando hace unos meses se retiró de la silla de CEO de Hewlett Packard, Meg Whitman pidió no olvidar que “siempre se puede ir más rápido de lo que se cree”. Ante ella, quienes la admiraron por casi siete años en esta empresa, reconocieron esta frase a través de su visión con la que el corporativo tecnológico logró ingresos de 37 mil 400 millones de dólares, gracias a un liderazgo centrado en impulsar el talento por fases.

Es interesante analizar cómo a partir de un líder se logra detonar una transformación de impacto global, como sucedió con HP; Whitman es sólo un ejemplo de actitud, visión y agilidad empatados con las posibilidades tecnológicas. En los negocios estas son cualidades indispensables para transformar amenazas en oportunidades a lo establecido.

En este contexto, la visión de las nuevas generaciones y el potencial de las nuevas tecnologías pueden crear una coyuntura de la que se saque provecho para hacer más, crecer más y explorar lo nuevo, aumentando la velocidad con la que avanzamos.

A finales de los años 90, cuando surgió el quemador de discos compactos y se vislumbraba la vinculación digital, las posibilidades se potenciaron, y más que una amenaza de extinción para la industria de la música, abrió una nueva área para la misma. A veinte años de esto, en 2017, el Reporte Global de la Música señala que los ingresos de disqueras alrededor del mundo sumó más de 130 mil millones de dólares, donde más del 50% fueron ventas digitales. Menos discos compactos que antes, pero en general mayor atracción de mercado.

Y en los últimos 10 años la música ha asumido muchos más cambios: tan sólo su evolución de acceso digital ha migrado a uno “on the go”, lo que evidencia un business mindset centrado en la velocidad y la vigencia del negocio.

Marc Benioff, presidente de la mesa directiva y CEO de Salesforce, empresa estadounidense de software bajo demanda, reafirma esta mentalidad en su frase: “velocidad es la nueva moneda en los negocios”. No tanto por el hecho de hacer cosas de la noche a la mañana, sino más por qué tan veloz es la organización a adaptarse a cambios en la industria. Benioff usa su frase enseñando a las organizaciones que la agilidad es proporcional al potencial con el que puedes marcar una tendencia en tu ámbito.

Por ejemplo, sabemos que el petróleo es un material no sustentable y hemos prolongado la inversión en tecnología alterna por un largo tiempo... hasta ahora que ha comenzado la migración del movimiento electrónico en la industria automotriz como alternativa a la escasez de este compuesto orgánico. En 1997, prever la crisis de este recurso llevó a Toyota a lanzar el primer moderno híbrido combinando múltiples baterías con gasolina con el Toyota Prius. Esta tecnología revolucionó la manera usar los automóviles haciendo mucho más eficiente la transportación y le dio a la compañía no sólo ventas de más de 1.7 millones de Prius tan sólo en Estados Unidos, sino la delantera en el área y el reconocimiento de una tendencia a lo eléctrico.

¿Cómo es posible que ninguna de las otras marcas de automóviles lograron tener el éxito del Prius? Adaptar la velocidad como moneda a tu negocio no sólo beneficiará la manera de pensar de los líderes en la organización, pero también te preparará para los cambios inesperados en la industria en la que estés y sobre todo te pondrá en la delantera de tus competidores. ¿Qué estás haciendo que te hace único en la industria?

 

Tags

economía

Articulos Relacionados