Estímulos monetarios a la salud, ¿funcionan?
Estudios aislados han demostrado que pequeños incentivos por parte de empresas y gobiernos podrían aumentar los niveles de salud de la población.
REDACCIÓN | | Edición: WEB
Estímulos monetarios a la salud, ¿funcionan?

Combatir la obesidad con dinero

Según la OCDE, México ocupa el segundo lugar en obesidad a nivel global, sólo detrás de Estados Unidos, con más de 85 millones de personas con este padecimiento en nuestro territorio nacional. Pese a las medidas implementadas por las diferentes dependencias públicas, el problema se vislumbra complejo y con soluciones que funcionarán únicamente a largo plazo.

Una de éstas medidas para frenar el descontrolado índice de obesidad en México y el mundo es el ejercicio. No obstante, no es una cura milagrosa ni inmediata, por lo que es muy complejo que las personas que padecen de esto se apeguen a un régimen de actividad y acondicionamiento físico durante periodos largos de tiempo.

No obstante, existe una solución para fomentar la adhesión a una rutina de ejercicio a largo plazo: las recompensas monetarias, que por más mínimas que sean, aparentemente estimulan la búsqueda de los pacientes a bajar de peso. Fue a estas conclusiones que llegaron investigaciones recientes en áreas de tecnología y ciencias comportamentales.

Estos hallazgos, publicados en el British Journal of Sports Medicine, demostraron que incentivos financieros (incluso mínimos), dosificados en el tiempo, pueden provocar que los sujetos se apropien de hábitos saludables a largo plazo, incluso una vez retirados los estímulos económicos.

El estudio, liderado por científicos de la Western University y la New York University School of Medicine, demostró que una vez retirados estos estímulos (como dar 500 pasos adicionales diarios), los hábitos permanecen y abonan a un estilo de vida más saludable.

En la actualidad, las grandes empresas estadounidenses gastan $368 dólares en promedio por empleado en incentivos como parte de programas de salud integral al interior de la empresa. Gracias a las nuevas tecnologías, que pueden monitorear de manera más efectiva la calidad de actividad física, los objetivos y recompensas por realizar actividades físicas pueden ser más inmediatos y eficientes, creando además un sentido de comunidad entre los participantes, así como el monitoreo y estadística de las actividades realizadas a través del tiempo.

Tags

cultura empresas tecnología

Articulos Relacionados