El otro lado de la digitalización

Conforme se avance en el tiempo la vida online será cada vez mayor. Por esa vía no solo se realizan pagos de servicios, compras y formación académica, ahora muchas otras actividades se están mudando al mundo digital que, aunque está en boga, no se trata de un territorio libre de peligros.





Se trata de un camino que no se desandará y, finalmente, se ve como una tendencia irreversible y una demanda por parte de clientes y usuarios, y no como una moda pasajera, como antes. La digitalización de productos, servicios y sectores enteros, acelerada por la pandemia causada para la COVID-19, permitió replantear la manera de hacer muchas cosas, sin embargo, esta vida online, que se incrementó para la mayoría, encierra riesgos también: robo de identidad, estafas, hackeos… son variados los peligros.


Un estudio realizado por Avast —compañía de seguridad online— y YouGov —firma internacional de investigación de mercados y análisis de datos basada en Internet, con sede en el Reino Unido— indica que en México 68 por ciento de las personas mayores de 65 años de edad —y 48 por ciento de las de 45 a 54 años— son más susceptibles a ataques de ransomware, estafas de soporte técnico, programas espía/troyanos y botnets. Esto debido a que utilizan más su computadora o laptop como dispositivo principal para conectarse a internet.


Mientras que las generaciones más jóvenes —82 por ciento de los de 18 a 24 años de edad; 83 por ciento de 25 a 34 años y el 80 por ciento de los de 35 a 44 años— utilizan dispositivos móviles, principalmente sus smartphone, para acceder a Internet, lo que los hace objetivo de ataques de adware, troyanos bancarios móviles, estafas vía mensaje de texto de descargadores y de FluBot que propagan malware; así como de estafas en redes sociales como Instagram y TikTok.


Al dar a conocer el estudio, Jaya Baloo, directora de información y seguridad de Avast, comentó: “Los ciberdelincuentes siempre están buscando nuevas formas de robar datos, información personal o dinero a través de estafas y amenazas online cada vez más sofisticadas. A menudo tienen en cuenta cómo las generaciones más jóvenes y mayores utilizan los diferentes dispositivos para lanzar ataques dirigidos. Los adaptan a las tendencias culturales y de uso actuales para que sean más relevantes y tengan más probabilidades de dar en el blanco”.


Según el Laboratorio de Amenazas de Avast, se bloquearon una media de 1.46 millones de ataques de ransomware cada mes durante 2021 y se produjeron 5.9 millones de intentos de ataques de estafa de soporte técnico en el mundo de manera mensual.


Mientras que en los dispositivos móviles las principales amenazas del último trimestre de 2021 fueron: adware (59 por ciento), troyanos bancarios para móviles (9.7 por ciento) y descargadores (7.9 por ciento); estos últimos son aplicaciones dañinas que utilizan tácticas de ingeniería social para engañar a las víctimas a instalar aplicaciones maliciosas.