Expectativas Irreales

Según el estudio de Oxford Economics: “Empowering your people:How executives can jump-start the flexible workplace” es más probable que las empresas vean el trabajo flexible como un incentivo para atraer empleados potenciales, más que como uno para retener a los trabajadores con los que ya cuentan.





Los ejecutivos consideran de menor importancia el trabajo flexible para la satisfacción y productividad de sus empleados. El 33% de los líderes dijo que la flexibilidad laboral es algo “temporal” en su empresa y terminará pronto.


El problema es que los empleados están migrando a empresas que sí cuenten con estas opciones. Pero incluso en estas empresas, en la mayoría de los casos, es una expectativa que los ejecutivos no buscan cumplir. Existe una diferencia muy significativa entre lo que se les promete a los empleados y lo que realmente ofrece la organización.


En algunos casos no es ni siquiera falta de interés de la empresa en cumplir esta expectativa; es simplemente que no se cuentan con las herramientas para hacerlo de manera efectiva. El trabajo flexible es una demanda en el mercado laboral, entonces tiene que estar presente en las ofertas de trabajo, pero en la mayoría de los casos, es una promesa vacía, ya sea por falta de interés por parte de la empresa, o por falta de recursos para cumplirla.


Es una cuestión de escucha activa a tus empleados, sí. Pero es también una cuestión de procesos y preparación para conseguir hacerlo de manera efectiva.


A pesar de que la flexibilidad se ofrece para atraer a los colaboradores nuevos, de poco sirve si al final del día no cumplen con las expectativas y los empleados están insatisfechos o incluso deciden abandonar la empresa.


Otro problema se presenta, ya que, de no ser cubierta la expectativa, la satisfacción de los colaboradores disminuirá y eso puede tener un impacto directo en la productividad de la empresa. Por otro lado, incluso si cumple la expectativa con los nuevos empleados, los empleados con antigüedad notaran una distinción en el trato que tienen los nuevos colaboradores y podría incluso malinterpretarse por alguna preferencia de parte de los empleadores.


Es importante escuchar a tu equipo de trabajo, pues ellos te ayudan a seguir avanzando, así como ellos te necesitan para seguir avanzando. Pero es igual de importante trabajar en los procesos y tratos que se prometan. Si crearas una expectativa alta, debe ser porque sabes que, como empresa, la puedes cumplir.