top of page

La promesa agrícola

La importancia de la preparación académica enfocada en la agricultura será elemental para el desarrollo del país en los próximos años. El conocimiento sobre las nuevas tecnologías, así como de procesos productivos novedosos, la inversión gubernamental y el aprovechamiento de las herramientas digitales, permitirán que México siga teniendo presencia importante en la producción agrícola del mundo.



En 30 años, la ONU prevé nueve mil millones de personas en el planeta, cuya alimentación representará un desafío para la industria agroalimentaria en el largo plazo. Bajo esta óptica, México mantiene la guardia alta. En 2017, el país se posicionó como el décimo exportador de alimentos en el mundo y el tercero en Latinoamérica. De 2012 al 2017 la entrada de divisas derivadas de las exportaciones aumentó en más de 42% y se pronostica que en la próxima década el sector crezca un 50% adicional.


El avance tecnológico ya exige que las nuevas generaciones sean altamente capacitadas para el manejo de nuevas maquinarias, fertilizantes y estrategias de producción. Sin embargo, existe un desinterés generalizado por los jóvenes hacia estas dinámicas de trabajo,

provocado por la idea de que el rubro es pesado y los salarios son bajos.


Tal como sucede en cualquier industria, en la agricultura el tabulador de salarios se rige por la preparación y/o la experiencia, siendo esta última la más relevante en México, ya que el aspecto académico en el campo es limitado y subestimado. Egresados enfocados en la investigación son pocos, pero los ingresos son altos dada la especialización académica y la escasez de mano de obra.


El Centro para Mejoramiento del Maíz y Trigo (CMMYT), considerado uno de los más importantes del mundo y con sede en México, ha generado, desde su fundación en 1943, un poco más de mil 500 investigaciones, mientras que el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) cuenta con sólo 884 investigadores de base dedicados al fortalecimiento de los procesos en estos ámbitos y de la difusión de sus trabajos.


Dada la relevancia actual en el cambio climático y en la conciencia medioambiental, sobresale también la mejora de planes de estudio enfocados en la protección del medio ambiente; la sustentabilidad parece ir mediando con la producción intensiva, pero no ha habido un aumento considerable en la matrícula de alumnos en las licenciaturas relacionadas con el campo. De hecho, en la Universidad Autónoma de Chapingo, fundada en 1854 y enteramente enfocada al campo, la deserción es del 50%. Esto provoca una pérdida de posibles proyectos que generen crecimiento en la industria.


Para Ezequiel Álvarez, profesor de bachillerato tecnológico agropecuario, desde hace cinco años ha aumentado el interés de los jóvenes por el campo. <<Hay mayor interés porque se están generando nuevas tecnologías. A los jóvenes de hoy les gusta la innovación, las maquinarias actuales. Eso será un jalón para las nuevas generaciones y traerá beneficios para el campo mexicano.>>


HACER CARRERA EN EL CAMPO

Las licenciaturas enfocadas en la agroindustria se pueden encontrar en las 32 entidades federativas de la nación y según la firma Quacquarelli Simonds, es la Universidad Autónoma Metropolitana, en Xochimilco, la que ofrece el mejor programa de estudios agrícolas, seguida de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Entre los planes de estudio dedicados a la industria destacan:

• LICENCIATURA EN AGROBIOTECNOLOGÍA

• LICENCIATURA EN AGRONEGOCIOS

• LICENCIATURA EN CIENCIA DE LOS ALIMENTOS

• LICENCIATURA EN INGENIERÍA AGROINDUSTRIAL

• LICENCIATURA EN INGENIERÍA EN RECURSOS

NATURALES Y AGROPECUARIOS

• LICENCIATURA EN INGENIERO AGRÓNOMO

• LICENCIATURA EN INGENIERÍA DE

ALIMENTOS Y BIOTECNOLOGÍA

• LICENCIATURA EN CIENCIAS DE LA TIERRA

• LICENCIATURA EN INGENIERÍA AMBIENTAL

• LICENCIATURA EN CIENCIAS AMBIENTALES

• LICENCIATURA EN INGENIERÍA


EMPRESARIAL AGROPECUARIA

La implementación de nuevos procesos irá de la mano con la integración de la nueva generación de trabajadores agrícolas. Uno de los factores a resaltar y que puede ser de interés para ellos es la diversidad de cultivos, producción, incorporación de temas económicos, marketing, agronegocios, empaques, finanzas, comunicación y muchas disciplinas más que se están integrando a la agroindustria. Esto hace al sector altamente diverso y multidisciplinario.


FORMAS DE FINANCIAMIENTO

El campo es un sector que aplica a distintas formas de financiamiento ofrecidas por instituciones estatales establecidas para su beneficio, pero su alcance puede llegar a ser limitado. <<Llegas a pedir apoyos y resulta que ya está todo el dinero distribuido. Es muy difícil que tengas acceso a esos recursos, además de que no hay información suficiente sobre las fechas en que comienzan a presentarse solicitudes.>>


LA ALTERNATIVA DIGITAL

Muchos proyectos, sobre todo los agrícolas, tienen problemas a la hora de buscar financiamiento ya sea para echar a andar los procesos productivos, aumentarlos y/o automatizarlos. El principal problema es que se reconocen como capital de riesgo, pues están sometidos a las inclemencias del clima y los objetivos de producción pueden no alcanzarse.


Hoy existen modelos alternativos y muy novedosos para impulsar ideas que mejoren la situación del campo y vinculen personas que tienen como propósito apoyar productores y otros eslabones en la cadena agrícola. Son plataformas que siguen el modelo del Crowdfunding, el cual está centrado en el financiamiento colectivo de proyectos específicos.


Las plataformas acotadas a este sector son llamadas Crowdfarming y están totalmente enfocadas en proyectos del campo. Aunque en México aún no se tienen datos sobre los resultados, ha tenido un impacto significativo en países como Estados Unidos y Europa, por lo que su implementación no tardará mucho.

Комментарии


bottom of page