Las fast food pierden sabor bursátil

Varias cadenas de comida rápida y de delivery que cotizan en la Bolsa de Nueva York, tuvieron un inicio de año complicado y la valuación de sus acciones bajó considerablemente en comparación con 2021. La variante Ómicron y la desaceleración económica formaron una pésima combinación.





Aunque se ha dicho que el elevadísimo pico de contagios por la variante Ómicron del virus SarsCov-2 podría traducirse en, finalmente, buenas noticias respecto a la intensidad de la pandemia declarada en marzo de 2020, lo cierto es que sus efectos se han resentido no solo en cuestiones sanitarias sino en temas económicos.


Las cadenas de comida rápida que cotizan en la Bolsa de Nueva York han visto caer el valor de sus acciones por la combinación de la nueva ola pandémica con la inflación y la desaceleración económica.


Por ejemplo, Domino’s Pizza, que ya contaba con un buen servicio de entrega a domicilio desde antes del confinamiento, tuvo durante 2021 un crecimiento de más del 47 por ciento en el valor de sus acciones, sin embargo, en lo que va de 2022 han tenido una caída del 21 por ciento, lo que se traduce en un precio por acción de alrededor de 440 dólares.


La segunda cadena que los analistas han señalado con mayor caída en ese sentido es Starbucks. Las acciones de la compañía cafetera han perdido 17.98 por ciento de su valor y actualmente se cotizan en 95 dólares en Wall Street. En China, su segundo mercado más grande, las ventas se contrajeron un 14 por ciento debido a que el país en el que inició la pandemia nuevamente se impusieron restricciones de viaje en algunas ciudades para hacer frente a la ola de casos de coronavirus por Ómicron.


Otro caso que destacaron los analistas es el de la franquicia de alitas Wingstop que, en lo que va de 2022, experimentó una caída de casi un 13 por ciento en el precio de sus acciones que se venden ahora en 150.36 dólares. Pérdida que contrasta con las ganancias obtenidas durante 2021.


La cadena de hamburguesas McDonald’s también ha experimentado una contracción en su valuación bursátil en lo que va de este año. Hasta ahora es de un 2.77 por ciento, por lo que sus acciones se cotizan en poco más de 260 dólares. Aunque la caída es pequeña, se indicó que la emisora cerró el año pasado con un alza de 24.93 por ciento.


En cambio, en la Bolsa Mexicana de Valores, las acciones de Alsea —que incluye a cadenas como Starbucks, Italiannis y Burger King— cotizan en 45.94 pesos cada una y, a diferencia de las operadoras de comida rápida en Wall Street, iniciaron el año con un alza de 21.05 por ciento.