Renueva visión del branding

Andy Stalman, autor de TOTEM, presenta en su más reciente libro algo que, de tan obvio, pasa desapercibido: la relación que tienen los consumidores con las marcas está mediada por la manera en que estas se presentan y por lo que representan en el momento actual.


Andy Stalman, experto en branding con más de 25 años de experiencia en el sector y autor de libros como BrandOffOn y HumanOffon, considerados imprescindibles sobre el tema, presenta en México su más reciente publicación: TOTEM (Paidós Empresa), en el que retoma el nombre de su empresa de branding y que es, en efecto, actualización y recuento.


Actualización porque replantea algunas ideas sobre la manera en que las marcas son percibidas por sus consumidores, esto principalmente a partir de la reciente ola de digitalización global; y recuento porque hay una especie de corte de caja de lo personal y profesional que lo ha llevado al momento presente.


El libro plantea que las marcas definen la manera en que las personas se relacionan con su entorno, el modo en cómo viven su cotidianidad y las pasiones que les despiertan. Stalman propone la idea del tótem de la antigüedad, es decir, el referente al que todos acudían para obtener respuestas y guía, para entender esta manera de estar en contacto.


Actualmente, dice el autor, es mediante estas marcas-tótem que se obtienen respuestas, se cumplen deseos y se guía la existencia. Hoy, los tótems deberían privilegiar el liderazgo, los valores, la ética y la sostenibilidad, porque son conceptos de los que el consumidor es más consciente y que tienen peso en su elección al momento de comprar un producto o servicio.


“Hoy todo el mundo está mirando qué tipo de liderazgo tiene la compañía”, dijo Stalman. “Es el momento de la valentía, la empatía, los gestos, el compromiso y sobre todo, es el momento de la acción. Es tiempo de transformaciones, de cambios. Los tótems no predicen el futuro, lo crean. Y no pierden de vista ninguna de las caras de la nueva normalidad para el branding: innovación, creatividad, tecnología, sostenibilidad y amor. Cada una nos aportará herramientas nuevas y necesarias; quizás no a corto plazo, pero sí que lo harán con el tiempo, y sin duda mejorarán nuestra vida”.


El autor añadió: “Los tótems han pasado de ser marcas significantes, funcionales y de calidad, a ser conceptos filosóficos-sociales-míticos que ayudan a muchos creyentes a autorrealizarse. Los creyentes demandan cada vez más que las marcas no solo tengan beneficios funcionales, sino también un propósito y un compromiso social”.


Con esto en mente es que Stalman plantea en su libro algunos temas que expanden el campo de acción y las áreas de interés para el branding, tales como: propósito y sostenibilidad, amor, transformación, tiempo, internet, redes sociales, posverdad, cultura y lo femenino.