Yahoo dice adiós a China

Luego de la despedida de LinkedIn, Yahoo decidió dejar la poderosa nación asiática debido al estricto control que, considera, realiza el gobierno. Una nueva ley que impone aún más filtros, parece haber sido el detonante para que la compañía decidiera cerrar sus ya mermadas operaciones.





Como parte de lo que parece una película que cada vez complejiza más su historia, un nuevo gigante tecnológico ha decidido abandonar China por considerar que el gobierno de ese país ejerce presiones excesivas a las compañías extranjeras.


Se trata de Yahoo Inc. que anunció su salida del país asiático debido a, según el comunicado emitido, un “entorno empresarial y legal cada vez más difícil”. La compañía, fundada en enero de 1994 en Sunnyvale, California, Estados Unidos, añadió que sus servicios dejaron de ser accesibles desde la China continental a partir del 1 de noviembre pasado.


En el documento emitido por la empresa estadounidense se indicó: “Yahoo sigue comprometida con los derechos de nuestros usuarios y con una internet libre y abierta. Damos las gracias a nuestros usuarios por su apoyo”. Además de reiterar el motivo de su partida: "Reconociendo el entorno empresarial y legal cada vez más difícil en China, la serie de servicios de Yahoo ya no será accesible en la China continental a partir del 1 de noviembre”.


La red profesional LinkedIn de Microsoft anunció durante octubre pasado que cerraría su sitio chino para reemplazarlo por un foro de empleo, con lo que Yahoo se convierte en la segunda gran firma tecnológica estadounidense que reduce sus operaciones en esa nación asiática durante las últimas semanas.


La salida de Yahoo, que había llegado a ese país en 1999, coincidió con la aprobación en Pekín de una ley que restringe el tipo de información que las compañías tecnológicas pueden recabar, además de fijar estándares para su almacenamiento.


Aunque sorprende el anuncio realizado por la empresa estadounidense, lo cierto es que sus operaciones ya se encontraban muy limitadas. Varios de sus servicios, incluido su sitio web, estaban bloqueados en China desde hace tiempo. Además, ya en 2015 habían reducido sus operaciones y cerraron sus oficinas en Pekín. A su llegada, Yahoo ofrecía servicios de email y música pero ambos fueron suspendidos desde hace unos años.


Y aunque la captación, almacenamiento y uso de información es un tema que preocupa de manera general, las empresas tecnológicas han indicado que las autoridades chinas mantienen un estricto control de sus operaciones al punto que les obligan a censurar ciertos términos que consideran políticamente sensibles.


China también ha bloqueado la mayoría de las redes sociales y motores de búsqueda, como Facebook y Google, aunque algunos usuarios logran conectarse mediante redes privadas virtuales (conocidas como VPN).