Hábitos para no perder la cabeza

Los vaivenes de la pandemia por COVID-19 que obligan a seguir trabajando desde casa o en espacios distintos a la oficina, refuerzan la necesidad de replantear hábitos saludables para continuar laborando sin perder la tranquilidad ni la salud.


Sin duda, los diferentes repuntes de la pandemia por COVID-19 han dificultado la aplicación de la NOM-035. Esta reglamentación emitida por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) —que busca identificar, analizar y prevenir los factores de riesgo psicosocial, la violencia laboral, así como para promover un entorno organizacional favorable en los centros de trabajo— tuvo un importante revés con la crisis sanitaria global que, además, demandó su adaptación ante la nueva realidad.


Aunque es obligación de la empresa mantener los lineamientos para asegurarse de que sus colaboradores tienen un balance adecuado entre las horas de trabajo y los lapsos dedicados al descanso y a su familia, también es cierto que, al estar en un esquema laboral de home office o híbrido, el trabajador debe tener sus propias herramientas para lograr ese equilibrio.


Destinar un espacio adecuado para las horas frente a la computadora, contar con buena iluminación y vigilar la alimentación son solo algunas de esas acciones individuales que, convertidas en hábitos, pueden ayudar a mantener la motivación.


Algunas de las recomendaciones que realizan los expertos son:


Levantarse. Permanecer sentado durante largos lapsos contribuye a tener un metabolismo lento y una salud cardiaca disminuida. Por esto es necesario caminar lo más posible durante la jornada laboral, si la actividad no amerita estar de pie se puede hacer el hábito de levantarse del asiento cada 30 minutos y caminar un poco —puede ser alrededor del escritorio— por lo menos cada hora y media.


Salir a tomar aire. Muy ligada a la recomendación anterior, esta abona a la sensación de bienestar corporal además de ayudar al descanso de la vista y los ciclos de sueño, que pueden verse afectados por permanecer constantemente en espacios con iluminación artificial. Se debe aprovechar cualquier oportunidad para salir del lugar en el que se realiza la jornada laboral.


No consumir alimentos chatarra. Además de un constante consumo de agua es necesario disponer de algunos snacks durante el día de trabajo, sin embargo, es necesario ser muy cuidadoso con el tipo de alimentos que se eligen para ello. Es mejor consumir alimentos que se hayan preparado en casa como pequeñas botanas de frutas o ensaladas, que se pueden trasladar con facilidad. Esto ayudará a prevenir un aumento de peso.


Apagar el celular. Esta recomendación está ligada al derecho a la desconexión digital que se aprobó en el Senado de la República en abril de este año. Es decir, una vez terminada la jornada de trabajo no solo se tiene la necesidad sino el derecho de dejar tanto el celular como la computadora y atender otras cosas. Mantener el uso de estos aparatos durante la noche incrementa el estrés y altera el ciclo de sueño.