top of page

Líder de sí misma

EVA HUGHES

Si algo ha sabido hacer Eva Hughes es forjarse un camino. Pensó en aplicar como becaria en una revista en Miami pero le ofrecieron ser la directora, de ahí pasó a Vogue en español y años después subió a CEO de Condé Nast, una de las casas editoriales más influyentes del mundo.





Pese al frenesí que parece su carrera en el mundo editorial de la moda, siempre ha buscado avanzar a su ritmo. Con ello en mente, ahora se reinventa como emprendedora, una aptitud que sabe suya desde siempre y que ahora la explota como líder de su propia empresa consultora, Adira Consulting, dirigida a ejecutivos, pero también como Advisory Board Member del Instituto Marangoni Miami, e incluso en las nuevas plataformas de comunicación, a través de su podcast «Eva Talks».


Con su nuevo camino, Eva valida lo que cree firmemente: la eficacia en el liderazgo debe medirse con un nuevo parámetro, aquel también se dirige a uno mismo.


OPORTUNIDAD EN LA CRISIS

Mejores Prácticas: ¿Cuáles son los retos que te desafían a diario?

Eva Hughes: Uno de mis mayores desafíos ha sido volver a reinventarme luego de mi partida de Condé Nast y frente a la crisis del COVID-19. Hace ya dos años que trabajo desde mi hogar y no sentí el impacto de cambiar de environment. Pero para alguien que es public speaker montada en un avión diez veces al año, imagina el impacto económico.


Yo siempre me he mantenido positiva, activa y en búsqueda de oportunidades. Lo hacía cuando estaba en Selecta, luego en Vogue, también lo hice como CEO de Condé Nast. Creo que todos debemos hacerlo en todos los ámbitos de la vida: tú no sabes dónde estarán las oportunidades, ni a dónde te llevará el camino. Debemos, sobre todas las cosas, ser los líderes de nuestra vida. Creando, siempre que esté a nuestro alcance, oportunidades para los demás.


MP: ¿Cómo fue tu proceso de reinvención y cuáles dirías que son tus objetivos al decidirte a crear tu propio negocio?

EH: A veces la vida te obliga a reinventarte, y otras veces decides hacerlo por decisión propia. En mi caso, hubo muchos procesos de reinvención por mis desafíos profesionales, pero la reinvención que me hizo replantearme quién era yo y en quién me quería convertir, vino de la búsqueda de un balance de vida personal y profesional. Se cree que para dejar huella y construir un legado necesitas alcanzar la gloria. En mi mayor momento de éxito, cuando todo el mundo pensaba que había alcanzado mi gloria, no era feliz. Tras 20 años en el mundo editorial decidí que debía soltar el poder y el posicionamiento que había alcanzado para descubrir mi verdadero potencial como emprendedora al frente de una firma con mis valores, motivaciones, objetivos y talentos.


Así fue que decidí lanzar Adira Consulting, para ofrecer Executive Coaching personalizado y trabajar con ejecutivos y marcas comprendiendo sus necesidades y objetivos, así como sus áreas de oportunidades y desarrollo. Al principio fue difícil posicionarme, porque no hacía lo que que la gente consideraba que «soy buena haciendo». Es entendible que aún me percibieran como una directora editorial en vez de ver a una mujer ejecutiva que lideró equipos y estrategias de negocio que permitieron incrementar drásticamente el revenue de una compañía y posicionarla como líder en la región.


Siempre digo en mis programas de Executive Coaching que reinventarte o crear una marca personal, es realmente ingrato y complicado, porque es cambiar la percepción que la gente tiene de ti. Es muy probable que si estás pensando en reinventarte tengas momentos de miedo intenso y con frecuencia sientas una gran angustia. No te preocupes, es parte del proceso porque estás cambiando la manera en que piensas cada cosa que haces. Harán falta grandes dosis de humildad y coraje para empezar de nuevo, pero crecerás interiormente.


MP: ¿Cuál es el principal cambio que debe hacer quien inicia su marca personal o negocio?

EH: Muchos ejecutivos y emprendedores en Latinoamérica viven su día a día «apagando incendios». Los emprendedores enfrentando crisis de crecimiento o repensando cómo volverse más competitivos. Los ejecutivos, intentando cumplir objetivos ambiciosos y dando mentoring a sus equipos. Por ello, muchas veces la figura de un coach o un Advisory Board, se

vuelve clave para planificar estratégicamente su plan de crecimiento.


Para muchas personas es casi imposible hacerse el tiempo necesario para replantearse porqué hacen lo que hacen, cómo quieren hacer su trabajo y cuál es el propósito que los impulsa a seguir construyendo camino.


El Executive Coaching Program es una instancia de formación, entrenamiento y acompañamiento de ejecutivos y marcas, con la misión de proporcionar una orientación empresarial centrada en tres módulos: estrategia de negocios, liderazgo y marca personal.


La verdadera clave del éxito de este programa ha sido ayudar a que las personas identifiquen los «superpoderes» que las hacen únicas, así como las debilidades y amenazas que deberán mitigar para lograr sus objetivos.


MP: ¿Qué importa más para un liderazgo efectivo, las capacidades o las habilidades?

EH: Para ser un líder no existe una fórmula secreta. Lo más importante son nuestras vivencias y experiencias, positivas y negativas. El liderazgo es algo que cada uno construye. Tú eres líder cuando te levantas por la mañana, te arreglas y sales por la puerta. Tú eres líder de tu propia compañía. La que no existe, la que tú no ves, pero que eres tú. Entonces el liderazgo empieza no por liderar personas, sino por cómo te lideras a ti mismo.


Luego de haber alcanzado el éxito profesional sin graduarme de la universidad y haber trabajado con cientos de personas, diré que los mejores líderes que he conocido son aquellos que cada día dejan todo por crear oportunidades de crecimiento para sus equipos, porque tienen la determinación de impactar positivamente en los demás.


Es uno de los momentos más emocionantes de mi vida porque significa la posibilidad de impactar en la nueva generación de líderes, transmitiéndoles mis experiencias, confiando que aquellos que construirán el mañana son quienes se animen a pensar en grande y a hacer las cosas con dignidad, ética y empatía.

bottom of page