Modifican regulación de las Bolsas

En marzo de 2022 entrarán en vigor los cambios realizados a la reglamentación para la operación de las dos bolsas que existen en el país: BMV y Biva. Estas nuevas disposiciones, dijeron representantes de la segunda, beneficiarán el crecimiento del mercado bursátil mexicano y eliminarán los posibles sesgos en favor de una u otra por parte de las casas de bolsa.



La existencia de Bolsas en México es susceptible de generar situaciones de ventaja para algunos inversionistas por lo que fue publicada en el Diario Oficial de la Federación una reforma a la Ley del Mercado de Valores que entrará en vigor en marzo de 2022.


Las nuevas disposiciones son de carácter general y se refieren a la ejecución de algunos aspectos de la administración de valores por parte de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y la Bolsa Institucional de Valores (Biva), esta última entró en operaciones en 2018.


Tener dos opciones para operar bajo la reglamentación anterior, a consideración de muchos, desnivelaba el piso de la competencia y limitaba el crecimiento del mercado.


Mediante un comunicado, María Ariza, directora general de Biva, indicó: “Esta reforma implica un cambio sustancial en el sector bursátil mexicano, ya que incentiva la operación en las dos bolsas de valores con una competencia efectiva y evitando sesgos en el envío de las posturas. El mercado bursátil mexicano requiere competencia para hacer posible su crecimiento y por ello confiamos en que esta modificación incidirá positivamente en su expansión y desarrollo, lo que se traducirá en beneficios para los inversionistas, intermediarios y emisores”.


Se explicó que la nueva regulación implica que, para las posturas pasivas —las que no perfeccionan una operación y permanecen esperando una postura contraria que las ejecute— las casas de bolsa tendrán la libertad para, bajo ciertos criterios, elegir a cuál bolsa de valores enviarlas, sin generar sesgos a favor o en contra de una en particular o afectar al inversionista.


Mientras que en cuanto a las posturas activas —las que al momento de su ingreso perfeccionan una operación— se mantiene el primer criterio de precio. Para el segundo criterio se establece que, en condiciones iguales y con suficiencia de volumen, las casas de bolsa deberán establecer criterios para el envío de dichas órdenes y su posterior ejecución, sin generar sesgos y fomentando la ejecución de las posturas pasivas que ya se encuentren en las bolsas de valores, en favor del público inversionista.


Al respecto, Araiza añadió: “Cuando existe competencia, las condiciones del mercado mejoran en beneficio de todos los participantes, disminuyen costos y mejora el servicio e innovación. De igual forma, esta regulación fomentará una mayor operación en el mercado disminuyendo los diferenciales entre posturas de compraventa lo que ayudará a aumentar la liquidez y atraerá más inversionistas. La presencia de dos bolsas ya ha tenido efectos importantes en la visibilidad, calidad de servicio y reducción de tarifas, en especial para las empresas emisoras”.