Apuesta Ecuador por sus emprendedores

Un proyecto de ley aprobado por la Asamblea Nacional para crear bolsas de emprendimiento pasará al poder Ejecutivo para que designe su aprobación o veto en un plazo no mayor de treinta días.


La Ley de Emprendimiento e Innovación para la implementación efectiva del emprendimiento juvenil en Ecuador es casi una realidad. Con 132 votos, la Asamblea Nacional de ese país aprobó en segundo debate este proyecto que, por ley, crearía una bolsa de emprendimiento dirigida a su población más joven.


Representantes del órgano legislativo, indicaron que dicho proyecto busca fortalecer el emprendimiento en Ecuador a través de la canalización de las ideas de los jóvenes recién graduados de las facultades de negocios para crear emprendimientos que, con el debido acompañamiento, se convertirán en pocos años en empresas de diversos tamaños, y apuntadas a distintos rubros, que generarán empleo y, con ello, un mayor bienestar y calidad de vida para la población general.


Una particularidad del planteamiento para la nueva ley es que los proyectos de negocio pueden presentarse como trabajo de titulación en las universidades ecuatorianas que, según sus parámetros, calificarán con rigurosidad para evaluar su pertinencia y viabilidad.


Los emprendimientos que resulten seleccionados formarán parte de una bolsa que será regulada por un Comité de Calificación y Acompañamiento, que estará integrado por representantes del sector público y privado para realizar la valoración y eventual desarrollo e implementación del plan de negocio.


En el artículo 1 de la Ley de Emprendimiento e Innovación se indica: “La presente Ley tiene por objeto establecer el marco normativo que incentive y fomente el emprendimiento, la innovación y el desarrollo tecnológico, promoviendo la cultura emprendedora e implementando nuevas modalidades societarias y de financiamiento para fortalecer el ecosistema emprendedor”.


Durante el segundo debate, que resultó el definitivo para la aprobación, se incorporó una disposición general para que se puedan emitir políticas públicas que incentiven el emprendimiento y el consumo de sus productos resultantes a nivel local. Además, en la disposición transitoria única se determinó que, en un plazo de seis meses, la Autoridad Educativa Nacional incorpore asignaturas sobre emprendimiento e innovación en las currículas de las universidades, lo que abonará a los objetivos de la ley que son:


“Crear un marco interinstitucional que permita definir una política de Estado que fomente el desarrollo del emprendimiento y la innovación; Facilitar la creación, operación y liquidación de emprendimientos; Fomentar la eficiencia y competitividad de emprendedores; Promover políticas públicas para el desarrollo de programas de soporte técnico, financiero y administrativo para emprendedores; Fortalecer la interacción y sinergia entre el sistema educativo y actores públicos, privados, de economía mixta, popular y solidaria, cooperativista, asociativa, comunitaria y artesanal del sistema productivo nacional; y, Impulsar la innovación en el desarrollo productivo”.