Emprender con certeza legal

Los nuevos negocios deben siempre atender los ordenamientos legales vigentes que les apliquen según el sector y lugar de operación, siempre es mejor arrancar la empresa con orden minucioso que reaccionar después y perder tiempo, dinero y esfuerzo.



Como parte de la pasada edición del INCmty 2021, el festival de emprendimiento del Tec de Monterrey, José Barquet, fundador de CBR Asesoría Legal, así como Jorge Cervantes, socio fundador de GRC Legal, coincidieron en que, de manera general, tanto los emprendedores como las Pymes en el país dejan de lado la parte legal del negocio, ya sea por desconocimiento o negligencia. “Debemos tomar las decisiones legales correctas a tiempo para asegurar un crecimiento sostenible de nuestro proyecto”, insistió Cervantes.


Tanto Barquet como Cervantes indicaron que prevalece la idea de que por ser un negocio nuevo o pequeño no aplican los diferentes ordenamientos legales que existen en el país, algo muy alejado de la realidad. Por lo anterior compartieron cuatro aspectos básicos:


Revisar la viabilidad legal del negocio

“Las buenas ideas abundan, pero no todas cumplen todas las normas o regulaciones existentes”, advirtió Cervantes, ¿su consejo? Buscar asesoría legal independiente o por parte de una incubadora. “Acude con ellos, pitchea tu idea de negocio, para que te verifique la viabilidad legal, es decir, que tu idea no caiga en recovecos legales o en actividades de riesgo”, resaltó.


Registrar la marca

Antes de buscar la disponibilidad del dominio web o nombre de usuario en redes sociales, es importante registrar la marca. Jorge Cervantes compartió que ese proceso toma de 4 a 6 meses, pero la espera vale la pena. “Aunque tengas el nombre en la cuenta de Instagram, por ejemplo, puedes perderlo si estás utilizando una marca que es considerada similar”, recalcó.


Persona física o moral

Se debe evaluar la existencia de socios, los riesgos del negocio e inversiones en fondo capital. “Las personas físicas somos cada uno de nosotros; la ley te permite operar cualquier negocio a tu nombre”, dijo Cervantes. “Por otro lado, si decides operar como persona moral, la segunda pregunta obligada es ‘¿cuál es el tipo de sociedad ideal para mi negocio, cuál me conviene más?’. Siempre es mejor prevenir que ser reactivo en costo, tiempo y desgaste para tu proyecto”.


Leer y releer los contratos

¿Qué tipo de contrato se requiere? Se necesita uno específico para proveedores, corporativos o personas físicas. Los contratos deben estar por escrito, firmados y disponibles para consulta. Negociar, buscar letras chiquitas, anticipos y garantías es el consejo de Cervantes. “No hay que tener miedo a solicitar lo que mis necesidades requieran”.