Emprendimiento vs fast fashion

SOCA es una compañía joven que busca poner de moda el intercambio de prendas para evitar que el consumo desmedido de estas siga sumando a las cifras de contaminación y explotación de recursos naturales que se ligan a la producción de ropa. El objetivo en el mediano plazo es lograr que se vea a este emprendimiento como la primera opción para buscar algo para ponerse en lugar de acudir al centro comercial.





Con el objetivo de mitigar el impacto de la industria de la moda, la segunda más contaminante a nivel mundial, es que fue creada SOCA, una compañía que se enfoca en generar una nueva manera de consumir ropa: cambiar el comprar-usar-desechar por un modelo de uso, intercambio y re-uso.


El anterior es el planteamiento de José Manuel Reyes, exalumno del Tec de Monterrey, campus Guadalajara, quien ideó un sistema de moda circular en el que las prendas se reciclan, donan o intercambian.


La manera en que funciona es la siguiente: SOCA pasa a domicilio para recoger las prendas en desuso; cada una se evalúa y suman puntos en la cuenta del usuario sin importar el estado o condición; SOCA clasifica las prendas para darle uno de tres posibles destinos: tienda SOCA, ONGs o recicladoras; SOCA entrega los puntos al usuario; el usuario canjea los puntos ropa en las swap party y las prendas elegidas son entregadas a domicilio.


Los tres posibles destinos de las prendas implican los siguiente, las que van para tienda SOCA son las que se encuentran en excelentes condiciones y por ello se incluirán en las swap party; las que van a alguna ONG se destinan a poblaciones de escasos recursos; y las que van a reciclaje son las prendas que ya no son usables.


Los eventos de intercambio, es decir, las swap party, se realizan tanto de manera presencial como virtual en la página oficial de Soca Exchange.


Hasta ahora SOCA ha realizado siete swap parties lo que se traduce en más de mil 500 prendas intercambiadas, más de dos mil 500 recicladas y más de dos mil 500 donadas. Lo que contribuyó a ahorrar aproximadamente 50 millones de litros de agua, ya que tan solo unos jeans requieren para su producción el agua que una persona consume durante sus primeros 7 años de vida.


Con lo anterior, la visión de SOCA se consolida y acerca al cumplimiento de su gran ambición a futuro: ser el primer closet de ropa ilimitada del mundo que permita reaprovechar los recursos invertidos en algo tan atractivo y usado como la ropa.


“Queremos que la gente se sienta libre de usar las prendas que les gusten y que tengan la seguridad de intercambiar su closet de manera sustentable”, dijo Reyes.