top of page

Está escrito, luego existe: El poder de la historia familiar

POR Ziley Mora Penrose, Filósofo y Consultor Independiente

POR José de Jesús Mora, Doctor en Educación Holística y Consejero Independiente


Es común que la comunicación dentro del ámbito de la familia y la empresa familiar se presente de manera verbal y directa. Las conversaciones que versan sobre las particularidades de cada persona, los asuntos de familia, las interpretaciones que aplican al "deber ser" impuesto por la autoridad familiar, los debates que intentan correr los velos de los misterios familiares, la decodificación de emociones, y la significación de hechos y sucesos, entre otros temas, se presentan y marcan con su huella a los participantes, pero sin que quede un antecedente que convalide sus efectos.



La mayor parte de las situaciones conflictivas, que se arrastran a través de los individuos que forman el sistema familiar, se producen en momentos y lugares de los cuales se carece de evidencia documental, es decir, expedientes. Para los fines del presente artículo, consideramos que la palabra escrita es una herramienta para la creación; es una invocación para que la realidad se confronte a sí misma. Lo que no se escribe, ¡jamás ha sucedido!


Pues bien, la mayoría de las historias que tratan acerca del nacimiento, desarrollo y éxito de las empresas familiares, no han sido escritas. Esto genera los siguientes efectos:


En la parte individual y familiar, no permite:

  • Establecer una alineación de valores de una generación a otra.

  • Conocer la filosofía del fundador.

  • Conocer los propios criterios personales de éxito.

  • Distinguir las posibles mejoras a los criterios de decisión.


En la parte de la empresa, cualquier experiencia o aprendizaje:

  • Es inexistente para el resto de la sociedad

  • No ha pasado por el filtro de la confrontación como modelo de éxito.

  • Son una excelente fuente de referencia para definir la misión, visión, filosofía y valores del negocio, por lo que, al no existir por escrito, se dificulta su difusión.

  • No son objeto de reconocimiento de los propios integrantes de la familia, pertenecientes a cualquiera de las generaciones.


La "indagación autobiográfica" (también llamada ontoescritura) se define a sí misma como el escribir para ser''. Su principio básico establece que la palabra que requiera manifestarse dentro de una realidad, tiene como requisito previo el ser escrita. Este principio, traducido en una herramienta de planeación, implica convertir la historia de la empresa familiar en una veta de pistas, lineamientos y conocimientos útiles, que, a manera de brújula, nos oriente dentro de las partes oscuras que implican las dinámicas utilizadas ordinariamente por el empresario, su familia y sus colaboradores.


Además, cuando algo se escribe, se adquiere el compromiso de responder por ello; es decir, para nosotros la historia escrita es la realidad, .incluso si matizamos esta afirmación estableciendo que es "nuestra verdad". Sin embargo, si nuestra versión de los hechos no pasa por los filtros de la confrontación, continúa siendo una versión oficial del empresario familiar. Esto quiere decir que, para procurar ser lo más objetivo posible en el proceso de escritura, debe prevalecer una metodología que avale dicho trabajo.


Guía para estructurar la historia de nuestra empresa familiar

Todos los relatos que contamos los seres humanos tienden a contener los siguientes elementos estructurales:

  1. Un punto de origen.

  2. Una motivación y un protagonista central.

  3. Una transición.

  4. Un drama.

  5. Varias justificaciones.

  6. Un punto de quiebre.

  7. Una parte culminante.


Planeación rescatada de la biografía

El acto de escribir nuestra historia la ha hecho existente para nosotros mismos y para la sociedad. Por lo tanto, lo primero que debemos hacer es celebrar. ¡A brindar por ello! Enseguida, requerimos identificar los elementos que la componen, para lo cual se recomienda subrayar cada elemento con un color diferente. Una vez que se ha hecho lo anterior, el conocimiento de los componentes de la historia pueden utilizarse para obtener valiosa información, entre la que destaca:

  • La misión.

  • El estilo de liderazgo.

  • Las reglas de actuación que antes no habían sido escritas.

  • La escala esencial de valores.

  • Los criterios diferenciadores que han impactado al mercado.

  • Los estilos y criterios de negociación.

  • Las estrategias de adaptación y sobrevivencia.


Poniendo al día nuestra historia

Una vez que la historia se encuentra documentada y los interesados la conocen, resulta conveniente repasarla y, siempre que se tengan nuevos elementos, actualizarla refiriéndonos a la fuente en que se basa la modificación añadida. Este mismo proceso se sigue en los momentos futuros con los sucesos relevantes.


Otras aplicaciones

La ontoescritura aplicada a los empresarios y empresas puede ser utilizada como una herramienta de facilitación única. Sin embargo, es tan flexible que puede ser compatible con la mayoría de los apoyos estratégicos, tales como la consultoría, el mentoring o el coaching y aplicaciones como:

  • Planeación de vida.

  • Planeación familiar.

  • Planeación de empresas familiares.

  • Planeación de familias empresarias.

  • Planeación de empresas dirigidas por sus dueños.

  • Selección de personal de alto nivel.


Así que, ¿Qué esperas? ¡A escribir!.


Comentarii


bottom of page