NOM-035 Catalizadora del cambio

Asumir la responsabilidad que tenemos con el bienestar de nuestros colaboradores es clave, así como otorgarles todas las facilidades necesarias para que continúen desempeñándose y desarrollándose.




Desde hace varios años, el mundo corporativo global comenzó a poner mayor énfasis en el bienestar y la salud de sus colaboradores.


Esta preocupación parte de la necesidad de ser mucho más conscientes del impacto que tiene el entorno laboral y el estrés sobre el talento, que es el verdadero motor de crecimiento de las empresas.


La Norma Oficial Mexicana (NOM) 035 es una respuesta a esta preocupación y tiene como objetivo fomentar una cultura laboral positiva, al establecer los elementos para que las empresas puedan identificar, analizar y prevenir factores de riesgos psicosociales en sus espacios de trabajo.


Para lograr un ambiente laboral que propicie el desarrollo personal y profesional, las empresas no solo deben cumplir con los requisitos de la normativa, sino también aprovechar esta coyuntura para ir más allá de la regulación e impulsar un verdadero cambio cultural dentro de la organización. Para concretar estos cambios es fundamental que los líderes se comprometan con este nuevo paradigma.


Si en los equipos de liderazgo no permean los cambios en la cultura laboral, difícilmente se modificará la manera de operar en las diferentes áreas de una empresa. Asumir la responsabilidad que tenemos con el bienestar de nuestros colaboradores es clave, así como otorgarles todas las facilidades necesarias para que continúen desempeñándose y desarrollándose de la mejor manera; especialmente en esta etapa tan desafiante será un diferenciador que permita a las compañías atraer y retener al talento.


El entorno actual ha fomentado el cambio a un esquema de trabajo remoto en una buena parte del mundo corporativo, lo cual conlleva nuevos retos, como cumplir con lo estipulado por la NOM-035 pero a distancia y, desde luego, contar con las herramientas esenciales necesarias que permitan realizar el trabajo diario y con la flexibilidad necesaria para balancear las responsabilidades profesionales y personales; así como el establecimiento de políticas que fomenten la desconexión del espacio oficina-hogar, que se han vuelto uno mismo, y un mayor balance vida-trabajo.


Una parte importante de esta revolución tiene que ver con que las empresas quieren seguir siendo empleadores relevantes para atraer al mejor talento.


Al mismo tiempo, esta nueva cultura laboral ha demostrado efectos positivos como incrementos de productividad y disminución de rotación de personal, un costo silencioso para muchas empresas.


Una empresa es el fruto de un esfuerzo conjunto, por eso las organizaciones deberán hacer todo lo posible por valorar las necesidades de cada uno de sus colaboradores con la finalidad de crear un ambiente laboral diverso e inclusivo que sea un ejemplo a seguir para otras empresas.


En PwC, nos enorgullece poder seguir construyendo un entorno en que nuestros colaboradores puedan alcanzar su máximo potencial, sin dejar de lado su vida personal.


CARLOS GRADWOH

Tax Partner, People & Organization


IVONNE LUPI

Directora Workforce of the Future, Pension, Benefits & HR Analytics en PwC