Promueven emprendimientos sostenibles

Fundamentados en las cinco erres que plantea la economía circular, Dow México y el Tec de Monterrey promueven el desarrollo de nuevos negocios que tengan como filosofía primordial no solo la generación de recursos económicos sino el cuidado del medioambiente y la integración de mayores sectores poblacionales.


Con base en la filosofía de la economía circular y la demanda de sostenibilidad, Dow México promueve el desarrollo de ideas de negocio que busquen un beneficio no solamente económico.


En asociación con el Tec de Monterrey, la empresa dedicada a la creación de materiales innovadores, convocó a un concurso en el que se generaran ideas para su Movimiento Circular que depende de la oficina de Sustentabilidad y Reciclaje. Uno de los proyectos de negocio seleccionados fue uno de reciclaje de llantas y metales para acondicionar espacios dirigidos a personas con alguna discapacidad visual.


Representantes de Dow México aseguraron que este proyecto y los otros dos elegidos cuentan con gran potencial de aplicación en términos de economía circular, por lo que serán apoyados por el sistema de incubación de emprendimientos de la misma escuela, así como por especialistas de la compañía.


El segundo equipo de emprendedores planteó una manera de reutilizar materiales de unicel en pinturas e impermeabilizantes, y el tercero, utilizar redes en alcantarillas para captar residuos e impedir que lleguen a ríos o mares, donde pueden ser aún más perjudiciales para el medioambiente.


Las tres propuestas a desarrollar tienen cabida en la economía circular que, dijeron, tiene como fundamento el lograr que, en lugar de desechar un material, este se tome y vuelva a integrarse en la cadena, ya sea en el mismo producto o en otro, de modo que no pierda valor y prolongue su vida útil.


De acuerdo con Dow México, a nivel mundial se desperdicia el 30 por ciento de la comida, lo que urge a cambiar el modelo económico lineal a uno circular que reduzca esa cifra.

Según la empresa, estudios recientes indican que la economía circular tiene un gran potencial ya que mediante el aprovechamiento de residuos de distintos rubros, se pueden generar oportunidades económicas que van desde los 2 hasta 2.5 trillones de dólares al año. Es decir, además del impacto ambiental benéfico hay una ganancia monetaria más que atractiva.


La base de este modelo económico se reduce en cinco erres fáciles de recordar: reducir, reusar, reciclar, repensar y rediseñar, en ese orden.

Los cinco pasos anteriores se traducen en fases que tienen rentabilidad y benefician la integración económica. Por ejemplo, con lo planteado no solo intervienen los fabricantes al repensar y rediseñar sus productos (las últimas dos erres), sino también los intermediarios que reciclan (el eslabón intermedio) y los consumidores que tienen el compromiso de reducir el consumo o re-usar lo más posible los productos adquiridos.