Tres claves para fundadores de startups

El dinero, el consumidor y la claridad en que la idea de negocio será un éxito que perdurará y escalará, son fundamentales para todo nuevo empresario que busca atraer a su compañía a los colaboradores correctos y a los inversores ideales. Estos son algunos principios básicos para dar ese primer paso con mayores probabilidades de triunfo.


Todo emprendimiento tiene sus retos y estos serán mucho más particulares conforme la idea de negocio descanse mucho más sobre la utilización de la tecnología. Es decir, las startups tienen un nivel de complejidad un poco mayor debido a la cantidad de dinero que requieren y los detalles técnicos que implican para asegurar su arranque y funcionamiento.

Algunos inversores, periodistas y fundadores de startups han reflexionado al respecto y compartido tres puntos clave para incrementar las probabilidades de que la nueva compañía no solo inicie con el pie derecho, sino que perdure hasta alcanzar el desarrollo deseado:


El capital

Aunque cada día hay más opciones para la obtención de financiamiento —ya sea en fondos, concursos o incubadoras de universidades— lo importante es tener claro el monto que se necesita para el inicio del negocio y ceñirse a este con firmeza, sin sacrificar, por supuesto, la liquidez para la operatividad. Existe la idea equivocada de que al tener más dinero se incrementan las probabilidades de éxito, sin embargo, lo más conveniente es que la cantidad recaudada sea resultado directo del plan de negocio, es decir, saber clara y exactamente a qué se destinará cada centavo y el retorno que habrá de esa inversión en el mediano y largo plazo.



El cliente

La conocida frase “el cliente siempre tiene la razón” puede hoy matizarse a “el cliente siempre será la razón de ser”. Es decir, al ser el cliente quien usará el producto o servicio de la compañía, gran cantidad de las decisiones estratégicas deberán centrarse en él para cumplir sus expectativas y ganar su fidelidad. Para esto es necesario no solo escucharlo una vez, sino de manera recurrente mediante diversos canales —las redes sociales son hoy uno de los principales— para saber qué le gustó y qué no. Las empresas emergentes orientadas al consumidor deben tener líneas claras de atención al cliente, solicitar comentarios e incentivarlos para que aporten sugerencias.


El compromiso

Como ya se dijo, ser emprendedor es difícil. La estadística indica que, durante los primeros dos años, fracasan nueve de cada 10 empresas nuevas. Sin embargo, estos datos, lejos de asustar deben incentivar a quienes buscan comenzar su compañía para hacerlo mejor preparados y mucho más comprometidos con la idea de negocio que tienen. El éxito en cualquier empresa requiere de perseverancia, es por esto que los fundadores deben predicar con el ejemplo para inspirar a sus colaboradores y entusiasmar a los inversores para convencerlos de su visión.