Conquistar al colaborador

POR EMMA COHEN Atraer, fidelizar y retener al mejor talento, en tiempos en los que «generar antigüedad» no es el fin de un colaborador, es el actual desafío de toda empresa; uno que se asume cada vez más a través del Employer Branding.





Esta práctica es estratégicamente relevante en las actividades de un CEO, entre los líderes de recursos humanos y el área de marketing, pues hace sinergia con conceptos como el salario

emocional, la marca institucional y la satisfacción laboral. Ser un buen empleador en tu

ámbito atrae de forma orgánica a los mejores, por lo que es necesario tener clara una metodología de engagement, partiendo de la propuesta de valor de la empresa.

Un diagnóstico rápido puede lograrse a través de preguntas dirigidas a los líderes, las cuales reflejarán la reputación de la empresa al interior, con sus colaboradores, y al exterior, con

proveedores, clientes y competencia.


A nivel mundial, solo 46% de las empresas cuentan con una estrategia sólida de Employer Branding, de acuerdo a una encuesta realizada por Employer Brand International. En términos financieros, la contribución principal del Employer Branding está en la reducción de costos en los procesos de selección y contratación; su costo-beneficio trasciende el salario de una vacante en constante rotación y disminuye el daño a la moral del colaborador, además de que abona a la imagen pública para atracción de más talento.


El Employer Branding debe construirse sobre los pilares estratégicos de la compañía, impulsado por su cultura corporativa. Esto obliga a que la marca tenga clara y actualizada su misión, visión y valores que resulten en su propuesta de valor. Otro aspecto a cuidarse en la planeación de un correcto Employer Branding es el Marketing de Contenidos, con el que se garantiza el tipo de presencia de la marca en el terreno digital, a partir de contenidos relevantes que se distribuyen de manera omnicanal.


Cabe señalar que el Employer Branding se puede ejecutar en cualquier tipo de empresa, por lo que pequeñas, medianas y grandes tendrían que tomar a conciencia los cuatro pilares que refuerzan una estrategia de marca a partir del colaborador.

1. Cuenta tu historia

• Crea un sitio profesional, atractivo y dinámico.

• Planea actividades que propicien interacción con el público objetivo.

2. Explota el talento

• Identifica los tipos de roles que más se necesitan en tu empresa.

• Utilízalos como estandartes identitarios para comunicar los valores de la empresa.

3. Construir compromiso

• Comunica las prioridades comerciales de manera oportuna en los diferentes niveles de la organización.

4. Empoderar a los empleados

• Apuesta por la mejora continua y sé transparente con las opciones de crecimiento.