La meta de ser unicornio

No todos los emprendimientos son startups y no todas las startups alcanzan este calificativo de rareza y unicidad. Uno de los primeros rasgos a destacar es que, en las que lo han logrado, el modelo de negocios siempre tiene a la tecnología por base y principal oferta para sus usuarios.


Aunque el uso de la palabra remite justamente a su rareza, es cada vez más posible que una startup alcance el calificativo de unicornio pero, ¿qué es lo que hace que esto se logre?


Las startups unicornio son todos los nuevos negocios que alcanzan una valuación de mil millones de dólares en menos de diez años. Por supuesto, entre más rápido se alcance ese monto, mayor será el mérito.


Una de las empresas mexicanas más reconocidas por su estatus de unicornio en apenas algunos años es Kavak, que usa la tecnología para facilitar la compra-venta de vehículos usados. Y es que justamente son las relacionadas con lo digital las más susceptibles a alcanzar este hito. Lo anterior debido al auge de la industria tecnológica, algo que se traduce en saltos financieros de gran exposición.


Sin embargo, convertirse en unicornio no es sencillo. De acuerdo con expertos en el sector, únicamente el 1 por ciento de las startups lo logran pero, aunque se trata de un porcentaje muy pequeño, la importancia económica de estas compañías es enorme. En Estados Unidos, entre 2015 y 2017, las unicornio generaron más de 4.2 millones de nuevos empleos, mientras que en Holanda los emprendimientos digitales fueron el sector con mayor crecimiento anual (8 por ciento) de contrataciones entre 2017 y 2020.


En México hay tres empresas que han alcanzado la valuación indicada para recibir el calificativo de unicornio, sin embargo, y pese a que la inversión de capitales está aún en desarrollo en el país, según datos de la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap) el panorama es alentador: en lo que va de la contingencia sanitaria por COVID-19 el flujo de inversión de capital privado creció 4.2 veces, comparado con el ritmo que llevaba hasta 2019.


El primer unicornio nacional fue la ya mencionada Kavak que, fundada en 2016, hoy tiene una valuación de mil 500 millones de dólares. Las otras dos empresas en lograrlo, al menos hasta ahora, son Bitso, plataforma de intercambio de activos fundada en 2014 y Clip, usada para pagos con tarjeta con una valoración actual de 2 mil millones de dólares. Las tres, como ya se hizo notar, tienen a la digitalidad como la base de su modelo de negocio.


Otra que ya se perfila como unicornio es Jüsto, el primer supermercado mexicano en línea que ha logrado ya más de 100 millones de dólares en rondas de inversión.