top of page

Outplacement para el patriarca

¿Existe vida después de la empresa? Luego de haber construido algo resulta muy duro dejarlo ir… Para facilitarlo, considera estos consejos para tomar un nuevo camino luego de decir adiós a la empresa que creaste.



La próxima estación

Aproximadamente hace unos treinta años, el gigante consultor Mckenzie acuñó el término outplacement. Este se refiere a una práctica cuyo objetivo es reubicar a los trabajadores cuando, por diversas razones, se quedan sin empleo, otorgándoles las herramientas personales necesarias para que puedan desarrollarse en un nuevo trabajo.


Consideramos que, si bien, el término outplacement no encaja si pensamos en establecer una estrategia que pueda ofrecerle al directivo un nuevo sentido para vivir (uno que vaya más allá de su actividad en las empresas); el objetivo de dicha práctica viene como anillo al dedo para establecer la necesidad de efectuar una ampliación a su plan de vida. Después de todo, el directivo que dejará su puesto debe precisar cuál será su nueva misión, luego de haber detentado la propiedad y dirección de una empresa y tener que entregar la estafeta a las siguientes generaciones.


Para este efecto, resulta muy valioso reconocer el importante bagaje de experiencias y conocimientos con los que una persona que ha dirigido una empresa puede contar, por lo que, ofreciendo un inventario de ideas, puede ser totalmente redituable en:


La consultoría

Un ex directivo, que además pueda desdoblar sus criterios y su metodología, puede verse convertido en un excelente Consultor de Negocios.


El mentoraje

El apoyo a terceros en la planeación y desarrollo de habilidades para la sucesión generacional es una excelente oportunidad de compartir experiencias y mantener el sentido de vida.


La consejería

El apetito por la participación de consejeros que posean experiencia, está creciendo junto con la necesidad de adopción de las mejores prácticas en los negocios.


La docencia

La academia está ávida de encontrar a quienes, además de la teoría, han comprobado con su experiencia en el día a día cómo se gestiona el éxito en los negocios.


O simplemente, dedicarse a disfrutar de todo aquello que, por razones de trabajo no se tenía el tiempo de hacer: viajar, constituir una fundación, etc. Así las cosas, no cabe duda de que hay vida después de la empresa, que existe un mundo por explorar después del retiro.

Kommentare


bottom of page