top of page

Por el trono del retail

Miguel González



No son pocas las historias inspiradoras de latinos en Estados Unidos, pero la de la familia González Reyes tiene la peculiaridad de resaltar la unión de sus 13 miembros en torno a un objetivo común: el sueño americano.


Fundadores de Northgate Market, una de las empresas de retail más importantes de California, su éxito está basado en el arduo trabajo, los valores y la mejora continua. A 40 años de su fundación, la cadena de supermercados mantiene su renombre gracias a sus prácticas laborales, medioambientales y alimentarias, y su actual co-presidente, Miguel González, ya prepara la sucesión a una tercera generación que apuesta por un liderazgo democrático y un crecimiento con estrategias biculturales.


VISIÓN FAMILIAR


Mejores Prácticas: ¿Cuál es su percepción sobre las empresas familiares de hoy en día?

Miguel González: Para mí son las que más han estado creciendo y son las que más generan

trabajo. Nosotros somos 13 hermanos y ya tenemos 40 años unidos en este negocio. La empresa la comenzamos mi papá y yo, y hoy ya se está incorporando la tercera generación,

todos preparados para los nuevos retos.


MP: ¿Cómo fueron los inicios de Northgate Market?

MG: Mi padre tenía una pequeña fábrica de zapatos. Los gastos crecieron, al igual que la familia, pero el negocio no creció a la par; eso provocó una crisis que nos llevó a vivir el fracaso por un tiempo y él tuvo que emigrar a Estados Unidos. Le seguimos los tres hermanos mayores y para 1976, toda la familia se había integrado a la fuerza laboral de EUA. Coincidió poco tiempo después que un amigo de mi padre nos habló de un pequeño supermercado que estaba en venta, hipotecamos la casa y nos arriesgamos. Nos metimos en el negocio con 250 dólares y sin experiencia en el retail, pero algo sí sabíamos: cómo tratar a la gente. Comenzamos a vender carne, pero no sabíamos cortarla. Así fue como las necesidades particulares del supermercado hicieron que se integraran nuestros hermanos con conocimientos específicos para satisfacer al cliente.


MP: ¿Cuáles han sido las circunstancias que más han puesto a prueba su resiliencia?

MG: Hubo situaciones difíciles, como cuando, en 2003, se requirió que en las empresas exigiéramos la revisión de documentos a los trabajadores. Si alguien aplicaba debíamos mandar una copia de la documentación a migración y ellos nos decían si tenía permiso para trabajar o no. Entonces cómo decirle a nuestros paisanos con ganas de trabajar que no había oportunidad en nuestra empresa. Batallamos mucho porque los latinos son parte de nuestro crecimiento. Fue una etapa crítica que tuvimos que enfrentar con seriedad, pues hubo empresas con problemas muy serios a raíz de eso y quebraron.


MP: ¿Cuál es el consejo de sus padres que más tienen presente al visualizar el futuro del negocio?

MG: Para ellos era importante la unidad en la familia, y nosotros seguimos con esta misma idea en el terreno de los negocios. Ahora, con la tercera generación en puerta, la pregunta es cómo hacerlo. Ya no podemos repetir lo que hicimos con la primera generación, donde todos, sin importar su posición en la empresa, percibían el mismo salario. Hacerlo con las nuevas generaciones sería enviar a la empresa a la quiebra. Ahora se tienen que ganar su puesto, en un contexto de oportunidades por igual a todos los colaboradores de la compañía


MP: ¿Cuáles son las mejores prácticas que asume Northgate?

MG: Somos una empresa basada en valores. Eso nos da la cultura que rige a la compañía. Somos 13 hermanos, cada uno con un valor, que a su vez son filtros por los que debe pasar todo aquel que esté interesado en aliarse con nosotros. Aunado a eso, cada cinco años hacemos una campaña que refuerce en todos los colaboradores nuestros pilares hacia la trascendencia: el respeto, la innovación, la humildad y la comunicación. Así, por más que evolucionemos, no nos perderemos en esencia.


MP: ¿Cuál es la relación que establecen con sus proveedores?

MG: Tratamos de tener contacto directo con productores. Si podemos ir con el agricultor, lo hacemos, porque quitamos intermediarios y malos entendidos. A los proveedores los vemos como socios, buscamos que les queden ganancias, sin dejar a un lado que nuestro compromiso es con los clientes. El enfoque es dar más por el dinero y a veces, por lo regular, lo barato no es bueno. Tenemos que cuidar mucho el punto medio.


MP: ¿Cómo se ve Northgate a 10 años?

MG: Necesitamos reinventarnos. Necesitamos hacernos bilingües. Tenemos claro que cualquiera que sea el camino, debemos velar siempre por la autenticidad en la comida mexicana. Las salsas bien tradicionales, la comida, las carnitas, las tortillas. Sabemos que muchos nuevos consumidores vienen con la idea de comer cada vez más saludable, por lo que nuestra comida también debe cumplir con eso.

Opmerkingen


bottom of page