La felicidad al alcance de tu mano


La sociedad en la que vivimos glorifica la producción y el consumo. Estamos en la búsqueda constante de la felicidad a través de cumplir nuevas metas, conseguir más dinero o alcanzar el éxito. Sin embargo, esta felicidad dura poco.




La felicidad auténtica no puede conseguirse por medios artificiales y efímeros. Si nos encontramos en una situación en la que la felicidad parece imposible de alcanzar, tal vez sea necesario redefinirla.


Empezando por entender que la felicidad no es un estado temporal que depende de factores externos, es más bien, una elección intencional. La felicidad suele ser relacionada a sentimientos de comodidad o placer, pero para conseguirlo como un estado constante es mejor visualizarlo como una mentalidad de autorrealización; esto es más fácil, según Jenn Lim, autora y CEO de la consultoría Delivering Happiness, pues cada persona puede determinar lo que significa para ellos la autorrealización.


El crear tu propia definición de felicidad significará que esta no se verá afectada por factores externos. La forma de conseguir esto es conocer tu propósito y ser fiel a tus valores. Al tener un propósito seguro, las dificultades no tendrán efectos en tu felicidad.


Desarrollar motivaciones intrínsecas que mantengan esta felicidad a largo plazo. Al basar la felicidad en cumplir metas o éxito personal, la felicidad no dependerá del exterior y se volverá mucho menos volátil.


En conclusión: eres la única persona que puede fomentar esta mentalidad de felicidad y puedes practicarla diariamente.