Valoran clientes la RSC

De acuerdo con un estudio del Tec de Monterrey y la Universidad de Valencia, la responsabilidad social empresarial ha cobrado una relevancia mayor entre los consumidores mexicanos en términos de credibilidad e identificación, lo que logra una fidelización total con una marca o compañía.





De acuerdo con el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi), la responsabilidad social corporativa (RSC) es un compromiso consciente y congruente por parte de las compañías para ser rentables pero sin dejar de lado aspectos económicos, sociales y ambientales que les permitan contribuir al bien común de su entorno y el de sus clientes, proveedores y colaboradores.


Lo anterior, durante mucho tiempo, se percibió como algo opcional, como un plus que el negocio ofrecía. Sin embargo, con el cambio de paradigma corporativo y la toma de conciencia por parte de los consumidores, cada vez más se ve como un requerimiento básico y no como algo que tendría que agradecerse.


Según un estudio realizado por Jorge Vera Martínez y Alejandro Alvarado Herrera, del Tecnológico de Monterrey, junto con Rafael Currás, investigador de la Universidad de Valencia, España, las empresas que hacen de la RSE parte importante de su cultura, son mucho mejor percibidas.


En el reporte general de la investigación titulada “Do Consumers Really Care about Aspects of Corporate Social Responsibility When Developing Attitudes toward a Brand?” se indica que la percepción de las actividades de responsabilidad social se vincula con una mejor actitud de los consumidores hacia una marca.


“La evidencia sugiere que las actividades de responsabilidad social corporativa pueden tener un efecto favorable en la credibilidad hacia las marcas, y en la identificación que el consumidor percibe de sí mismo con estas. Estos dos elementos de credibilidad e identificación, aparentemente tienden a favorecer el valor percibido de las marcas y el grado de atracción hacia las mismas por parte de las personas”.


Sin embargo, advirtieron los autores, no es algo sencillo de lograr. Para que lo anterior tenga un efecto realmente favorable en la percepción de las compañías, sus acciones deben ser vistas como legítimas, producto de un genuino convencimiento de la importancia de la responsabilidad social y no solo como ardides promocionales.


Sorpresivamente, añadieron, el cuidado del medioambiente es un tema que apremia de manera global pero que aún no cobra relevancia entre los consumidores del país al momento de elegir o no un producto, marca o empresa.


“Cuidar el medioambiente, ofrecer productos ecológicamente compatibles con este, y preocuparse por reducir los residuos contaminantes que generan, son aspectos que, aparentemente, los consumidores mexicanos aún no están tomando en cuenta de forma importante al momento de valorar las marcas”.


Independientemente del giro y sector, concluyen en el reporte, es esencial reformar la cultura empresarial para que la RSE no se vea como un añadido excepcional sino como parte genuinamente integral de la nueva manera de hacer negocios.