Legos, la nueva forma de invertir

Un estudio económico realizado por una universidad en Rusia encontró que los sets descontinuados de la famosa marca de juguetes infantiles ofrecen un amplio margen de ganancia en la venta entre coleccionistas, sin embargo, se deben dar varias condiciones particulares para que el margen sea verdaderamente importante.






Aunque las criptomonedas y los NFT ganan cada vez mayor popularidad como opciones de inversión a largo plazo, existe una opción aún más inesperada y que, sin embargo, tendría un rendimiento mayor y más estable: los sets de Lego.


Según expertos sería un buen momento para replantear las colecciones de joyas, arte, vino o antigüedades y optar por las versiones retiradas del mercado de la famosa marca de juguetes. Economistas de la Escuela Superior de Economía (HSE, por sus siglas en inglés) de Rusia se encontraron con que los precios de los sets de Lego retirados que se venden de manera alterna —ya sea en plataformas digitales o entre coleccionistas— crecen al menos un 11 por ciento anual, un monto mayor que el rendimiento promedio del oro.


Este hallazgo se dio por un estudio en el que los investigadores analizaron los precios de dos mil 322 juegos de Lego sin abrir que salieron al mercado entre 1987 y 2015, y que ya no están disponibles en el catálogo de la compañía. El texto completo está por publicarse en la revista Research in International Business and Finance.


Al respecto, Victoria Dobrynskaya, profesora de economía y finanzas de la HSE y coautora del estudio, dijo que “estamos acostumbrados a pensar que la gente compra artículos como joyas, antigüedades u obras de arte como una inversión, sin embargo, existen otras opciones, como los juguetes coleccionables. Se realizan decenas de miles de acuerdos en el mercado secundario de Lego. Incluso teniendo en cuenta los pequeños precios de la mayoría de los sets, este es un mercado enorme que no es muy conocido por los inversores tradicionales”. Esto último daría ventaja a quienes ya tienen en el radar esta opción de inversión a largo plazo.


Dobrynskaya y el resto de autores del estudio encontraron varias razones sobre las que descansan los altos montos que alcanzan estos productos, sin embargo, la más importante es la pequeña cantidad de juegos producidos y el limitado número de propietarios que quieren vender sus Legos. Lo anterior se apuntala por el hecho de que la compañía fundada en Dinamarca en 1932, ha fabricado sets durante décadas, lo que se traduce en una legión de fans nostálgicos que valoran los sets más antiguos por ser recordatorios de su infancia o adolescencia.


Sin embargo, no resulta tan simple como tener un set de Lego discontinuado. Los precios de sets de Lego en el mercado secundario —generalmente dado vía internet— comienzan a aumentar dos o tres años después de que se haya retirado, lo que significa que se debe tener en cuenta la espera antes de realizar una venta realmente lucrativa.