Motivan los unicornios chilenos

Empresas como NotCo o Cornershop, que ya superaron valoraciones de mil millones de dólares, han influido enormemente en los estudiantes de negocios que, con sus numerosas startups, quieren ser los siguientes fenómenos del emprendimiento no solo de su país, sino de América Latina.


Varias universidades chilenas han visto en la formación académica de los emprendedores el futuro de los negocios tanto a nivel nacional como para posicionarse a nivel latinoamericano. Con programas que atienden específicamente a estos temas, destacan y marcan tendencia que refleja también las demandas de los propios estudiantes.


Por ejemplo, la carrera de Ingeniería Comercial de la Universidad Adolfo Ibáñez se renovó a partir de este año: se trata de un sistema de licenciatura con duración de tres años y un magister de dos. La mitad del magister, según representantes de la universidad, se centra en emprendimiento con el expertise de profesores que, en su mayoría, han sido emprendedores que han iniciado, en algunos casos, hasta tres empresas. Actualmente, dijeron, el 10 por ciento de su alumnado ya está enrolado con su propia startup.


“No basta con la idea”, indicaron representantes de la universidad, “la implementación lo es todo, se requiere una personalidad distinta. No buscamos específicamente cambiar esa personalidad, pero sí que los estudiantes tengan la posibilidad de adquirir conocimientos específicos en varias áreas”.


La Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile ha realizado sus propios ajustes al incorporar el tema del emprendimiento en su currícula como materia, así como mediante actividades complementarias, como cursos y charlas en las que, además, se hace hincapié en la sustentabilidad como eje primordial de los proyectos planteados.


La novedad más reciente es que los alumnos de la facultad, desde 2020, tienen al emprendimiento como parte de las opciones de práctica profesional que, hasta hace muy poco, se centraban en la presencia cotidiana en una empresa para conocer el funcionamiento de ciertas áreas, “pero ahora estamos dando la posibilidad de que armen su propia empresa como práctica, y los ayudamos en ese camino”, indicaron fuentes universitarias.


En la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad del Desarrollo (UDD) no se quedaron atrás y crearon, hace más de una década, un modelo al que hoy se le denomina “ecosistema de emprendimiento” en el que existen programas específicos de incubación o aceleración de empresas, además de que también tienen la opción de prácticas profesionales vía emprendimientos propios.


En la UDD han dado gran importancia a la infraestructura para el desarrollo de los proyectos del alumnado. Han implementado desde hace algunos años espacios de cowork para facilitar el intercambio de ideas y también cuentan con maquinaria para hacer prototipos de productos, si es que se necesita.