top of page

Negociar desde la sustentabilidad

POR Angel Contreras Moreno, Presidente del Consejo Ejecutivo Nacional del IMMPC


Como comunidad empresarial somos conscientes de que la mayoría de procesos que realizamos, para nuestros productos o servicios, requieren de recursos en muchos casos naturales. Con las investigaciones y análisis que se han presentado en los últimos años, sabemos que no contamos con recursos infinitos y que debemos cambiar nuestros procesos si no queremos seguir afectando negativamente al medio ambiente.



La complicación se presenta al intentar permanecer en el mercado con estos cambios, pues las opciones amigables con el medio ambiente son considerablemente más costosas, lo que provoca que nuestros clientes ya no estén satisfechos con los productos, o dejen de consumirlos por completo.


Necesitamos aprender a priorizar y saber cómo aprovechar de la mejor manera los recursos, para así mantenernos vigentes y poder repercutir positivamente en nuestro entorno.


Para conocer la forma correcta de balancear y priorizar nuestras necesidades, debemos estar informados, como empresarios tenemos un impacto mayor y por ende, una mayor responsabilidad de cambiar y concientizar a nuestro entorno.


"Nunca sabremos el valor del agua

hasta que el pozo este seco"

– Thomas Fuller


Como se mencionaba en la historia del príncipe feliz, en la que el pueblo tenía una estatua hermosa del príncipe feliz, cubierta de oro y piedras preciosas, pero poco a poco los habitantes del pueblo fueron utilizando las riquezas de la estatua, deteriorando su valor hasta que quedó únicamente la piedra que estaba cubierta por todas aquellas riquezas, cuando notaron que ya no era bella y valiosa como antes, terminaron por tirarla. Es lo mismo que le estamos haciendo al planeta, debemos aprender a apreciar y cuidar de los recursos que tenemos o podríamos enfrentarnos a un futuro sin las riquezas del medio ambiente, y el mayor problema al que nos enfrentaríamos es que nuestra pérdida no sería solo de algo estéticamente bello, sino que tendría repercusiones en la salud, la economía, el clima y una interminable lista de factores que se verían afectados negativamente.


Es importante enfatizar en el impacto que tenemos en nuestro entorno, para así buscar formas de permanecer vigentes y en el mercado sin comprometer al planeta, hay que ser ese agente de cambio que genera un impacto positivo, que busca la mejora y puede continuar con sus proyectos impulsando una mejora, que beneficie, ya sea a pequeña o grande escala, a este planeta que tiene tantas riquezas y que somos responsables de cuidar.

Commentaires


bottom of page