SOSV apuesta por startups con causa

Sean O’Sullivan, inversor de riesgo, indicó que su fondo ha optado por dar atención prioritaria a emprendimientos que están relacionados con las ciencias de la salud y el hardware, para ayudar a acelerar la creación de opciones y productos que reduzcan lo más posible los problemas derivados de la pandemia por COVID-19.


SOSV, empresa internacional de capital de riesgo que inició Sean O’Sullivan en 1995, re-enfocó sus prioridades a raíz de la pandemia por COVID-19 y, en los últimos meses, decidió trabajar más estrechamente con los emprendedores que, con sus ideas comerciales o de producto, buscan dar solución a los diversos problemas que se generaron a raíz de la crisis sanitaria global.


Cada año, 150 empresas de reciente creación son beneficiarias de los programas de aceleración de SOSV. O’Sullivan y su equipo ofrecen capital inicial, personal para el desarrollo de productos, tutores y acceso a infraestructuras equipadas con laboratorios y espacios de colaboración en ciudades como Shanghai, Taipei, Tokio, San Francisco y Nueva York. Las elegidas este año tienen en común el hecho de, como ya se dijo, toman en cuenta la nueva realidad, y sus retos, a raíz de la pandemia.


“La pandemia ha afectado considerablemente a nuestras sociedades de cartera y a nuestra organización en general; esto es un desafío para todos”, dijo O’Sullivan en entrevista a la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés), “diría que cerca del 10 por ciento de nuestras empresas está teniendo resultados extremadamente buenos y que la pandemia, en cierta forma, les ha generado nuevas posibilidades de negocios”.


Sin embargo, el porcentaje de las empresas afectadas es mayor. Por ejemplo, las relacionadas con manufactura, que representan un 30 por ciento de la cartera de SOSV, sí se vio muy afectada, sobre todo al inicio del confinamiento global.


“Este es un momento distinto a lo que la humanidad ha visto en los últimos 100 años. Creo que, en una situación como esta, los que podemos hacer algo debemos hacerlo. Unas 35 sociedades de nuestra cartera están ofreciendo soluciones y formas de responder al coronavirus; esto da esperanza a la gente y, en nuestro caso, constituye el medio para salir de la situación adversa. Los dos sectores principales en los que invertimos son las ciencias de la vida y el hardware, y en esas dos esferas tenemos empresas que desempeñan un papel muy importante como proveedoras de soluciones relacionadas con el coronavirus”, añadió.


Una de sus inversiones está destinada a la generación de un nuevo material para la creación de un elemento hoy indispensable para salir de casa: el cubreboca.


“Una de las sociedades de nuestra cartera, Verdex, ha desarrollado un material de nanofibras que se utiliza en la fabricación de mascarillas más adecuadas para quienes trabajan en el área de la salud. Las nanofibras aumentan el nivel de filtración y ayudan a respirar mejor que con las mascarillas N95. No son más costosas que estas últimas y permiten respirar con el doble de comodidad”.